Píldoras Anti-Masonería

El blog CLAVIJO defiende los valores

de la Iglesia Católica y de España

amenazados por el proyecto masónico-luciferino

"Nuevo Orden Mundial"


e-mail: ClavijoEspana@gmail.com



martes, 3 de febrero de 2015

Nuestra Señora de Guadalupe, Emperatriz de la Hispanidad. La batalla de Lepanto (1700)


Basílica de Santa María de Guadalupe

Virgen del Pilar y de Guadalupe
Emperatríz de la Hispanidad
Felipe II-Imperio Español: no se ponía el Sol
A Blanca
SUMARIO
 Introducción
1 Cronología de la Virgen María
2 Virgen del Pilar en Zaragoza
3 Apóstol Santiago en la batalla de Clavijo
4 Historicidad de la Virgen del Pilar
5 Virgen de Guadalupe en España
6 Virgen de Guadalupe en México
7 Virgen de Guadalupe en la batalla de Lepanto
8 Imagen de la Virgen: Ojos, Estrellas y Atentado masónico
9 Milagro de la batalla de Empel-Flandes
10 Homenaje musical a la Virgen

 Introducción
"Virgen de Guadalupe, emperatríz de la Hispanidad" es un ensayo sobre la importancia y conexión de las apariciones de la Virgen del Pilar en la construcción de España y de la Virgen de Guadalupe en la construcción de la Hispanidad, que es el conjunto de naciones que rezamos en español (42% de los 1200 millones de católicos).
La Virgen María prohijó a España para que cumpliera la misión de evangelizar las naciones y defender la Iglesia de Roma, lo que justifica que Juan Pablo II nos denominara “Tierra de María” en su primera visita a España en 1982. El pasado 18 de enero en Filipinas, la nación más católica de Asia gracias a España, Papa Francisco celebró la Eucaristía más multitudinaria de la historia ante más de 6 millones de filipinos.
España recibió la gracia de TRES de las cuatro Apariciones de la Virgen -en 15 siglos- que han sido reconocidas oficialmente por la Iglesia: Virgen del Pílar a Santiago Apóstol (año 40), Virgen del Rosario a Santo Domingo de Guzmán (1208), Virgen del Carmen a San Simón Stock (1246) y Virgen de Guadalupe a San Juan Diego (1531). 
Todo empezó en Éfeso, cuando Santiago recibió la bendición de la Santísima Virgen María al iniciar el viaje para evangelizar Hispania en los confines del continente europeo y continuó con su visita sobre un Pilar en Zaragoza. El icono de la Virgen María, tallado en madera por el evangelista San Lucas, encontrado milagrosamente en la sierra de Guadalupe de los montes de Toledo, relaciona a a bla Virgen con la fundación del reino católico hispano-visigodo por la conversión del rey arriano Recaredo y con la protección de Santiago para la Reconquista de España a los infieles seguidores de Mahoma.
Cuando Isabel, la reina católica de Castilla, envió a Colón a descubrir y evangelizar un Nuevo Mundo, le despidió en el Monasterio de Guadalupe donde solía retirarse frecuentemente. Es la conexión de España con la Virgen Guadalupana, negada modernamente por el indigenismo mexicano de obediencia masónica.

1 Cronología de la Virgen María
15 aC. Natividad  de María
1 Anunciación a María por el Arcángel San Gabriel 
1 Nacimiento de JESÚS  
33 Muerte y Resurrección de JESUCRISTO 
35 Tallado del icono de María por el evangelista Lucas
40 Aparición de María al apóstol Santiago en Zaragoza 
44 Asunción de María al cielo en Éfeso 
64 El apóstol Pedro entrega el icono de María a su sucesor Lino
589 San Leandro, obispo de Sevilla, recibe el icono del papa San Gregorio Magno
711 El icono es enterrado en una cueva de Guadalupe a causa de la invasión musulmana
859 Santiago salva a España en la batalla de Clavijo
1326 Aparición del icono en la sierra de Guadalupe-Cáceres
1492 España lleva la devoción guadalupana a América
1531 Aparición de María a Juan Diego en México
1571 Elestandarte de la Virgen de Guadalupe en la batalla de Lepanto 
1678 Virgen del Pilar: Reina de España 
1887 Virgen de Guadalupe: Emperatriz de la Hispanidad 
1921 Atentado masónico a la Virgen de Guadalupe 
2002 Canonización de Juan Diego por Juan Pablo II

2 Aparición de la Virgen María
a Santiago sobre un Pilar en Zaragoza
Santiago el Mayor, hijo de Zebedeo y hermano de Juan, uno de los tres apóstoles preferidos de Jesús, fue elegido por su fuerte personalidad para llevar el Evangelio al Finisterre hispánico. Según la tradición, se despidió de la Virgen María en Éfeso, antes de embarcar para Gades-Cádiz en el antiguo reino de los Tartessos, que ya comerciaba con  Salomón cuando construyó el Templo de Jerusalén.
Después de dos años de escasas conversiones en Hispania. Santiago llegó a Zaragoza camino de Tarraco. A orillas del Ebro, oró con sus discípulos hasta la madrugada. Entonces oyó una música celestial y vió a la madre de Cristo, entre dos coros de ángeles sobre una columna de mármol.
La Virgen María prometió a santiago que el Pilar permanecería allí hasta el fin de los tiempos y le pidió que edificara una capilla para su culto. Es la bilocación de la Virgen María, cuando residía en Efeso (año 40), privilegio de España sobre el resto de las naciones, lo que justifica que Juan Pablo II denominara a España “Tierra de María”.
Santiago volvió a Jerusalén para cumplir la promesa de la Virgen: ser el primer apóstol mártir. Cumpliendo sus deseos, sus discípulos llevaron sus restos a Galicia donde fueron enterrados.
El beato de Liébana, obispo de Astorga-León, predicó en 783 la presencia de Santiago en España. Fue el precursor del milagroso hallazgo (año 839) del sepulcro del apóstol  en Compostela, Alfonso II el Casto peregrinó con los notables del reino astur-leonés, construyó una basílica y le nombró patrón protector de España.
En 859 Muza II de Zaragoza, autodenominado tercer rey de España, vasallo del emir mahometano de Córdoba, construyó una fortaleza en Albelda, lugar estratégico en el límite de la Vardulia cristiana ,para dominar la ruta de las aceifas veraniegas de los moros contra las tierras cantábricas y los valles del Esla.

3 Santiago en la batalla de Clavijo
En el año 859, el rey Ordoño de Oviedo, aliado con García, reyezuelo de Pamplona, sitió Albelda, pero Muza acudió con fuerzas muy superiores a las cristianas obligandoles a retirarse hasta el monte Laturce-Clavijo, donde pasaron la noche en situación precaria pidiendo protección al Apóstol.
A la mañana siguiente se dio la mítica batalla de Clavijo con la intervención de Santiago, jinete en un caballo blanco. Al grito de “Santiago, cierra España” los cristianos arrollaron a los sarracenos que dejaron 12.000 muertos sobre el campo.
Hoy, España está al borde del abismo y ha llegado el momento de dar otra cruzada. Pidamos al Apóstol su mediación para salvarnos nuevamente de la destrucción por obra del “maligno”, que ahora utiliza a los agentes social-masónicos del “Nuevo Orden Mundial”.

4 Historicidad de la Virgen del Pilar 
La historicidad de la aparición de la Virgen del Pilar al apóstol Santiago en Zaragoza está probada por miles de milagros y conversiones, millones de peregrinos y muchas revelaciones, y visiones. Las del Padre Ruzola y Sor María Jesús de Agreda, consejera de Felipe IV, son coincidentes con las de la beata Catalina de Emmmerich, que ve a María cuando visita y consuela a Santiago a orillas del Ebro.
Entre los milagros más documentados de la Virgen del Pilar, destacan:
-Los mártires de Zaragoza en las persecuciónes de Diocleciano 
-La resurrección de la reina Blanca de Navarra
-La salvación de Fernando el Católico en Barcelona, cuando un poseso casi le decapita de un mandoble por la espalda
-La curación en 1640 de Miguel Pellicer, el cojo de Calanda, es el milagro más famoso y documentado. Miguel había perdido la pierna derecha. Después de dos años de rezar a la Virgen, amaneció con la pierna entera. Miles de personas le conocían porque pedía limosna y untaba diariamente su muñón con el aceite de la lámpara de la capilla de la Virgen del Pilar. Seis días después del milagro, el notario real redactó un acta con los testimonios de los testigos que le conocían desde antes del accidente y habían visto su pierna amputada. A instancias del Concejo municipal y de la Universidad, se inició un proceso ante el Tribunal de Justicia de Aragón. La sentencia probó que había sido un hecho sobrenatural. 
Las Cortes de España en 1678 nombraron a la Virgen del Pilar patrona del Reino y de todos las provincias de ultramar en América, Asia (Filipinas), África (Ceuta, Melilla) y Oceanía (Marianas, Carolinas...).
La historicidad de Santiago en España está vinculada a la Virgen del Pilar. La semilla plantada en el año 40 por María, antes de su Asunción al cielo en carne mortal, ha fructificado: la mitad de los católicos del mundo en la actualidad rezan en español y millones de peregrinos hacen el camino de Santiago en busca del perdón de sus pecados.
Antes de volver a Jerusalén para ser mártir, Santiago construyó una capilla a Santa María del Pilar en Zaragoza. Fue el primer templo del mundo dedicado a la Virgen, cuando todavía vivía en Éfeso.

5 Icono de la Virgen María

Real Monasterio de Guadalupe-Cáceres

El magnífico monasterio jerónimo de Nuestra Señora en Guadalupe en Cáceres fue edificado en 1340 por Alfonso XI de León y Castilla, en el lugar donde el pastor Gil Cordero encontró milagrosamente, en 1326, el icono de la Virgen María en una cueva de los montes de Toledo que separan los valles del Tajo y del Guadiana. Había sido enterrado por unos clérigos sevillanos cuando huyeron, en 711, de la invasión musulmana.
El pequeño icono representa a la Virgen con el niño Jesús. Fue tallado en madera por el evangelista San Lucas, según la Tradición. San Pedro lo llevó a Roma donde fue venerado por los Papas, hasta que San Gregorio Magno lo entregó a San Leandro, obispo de Sevilla, para conseguir la conversión de los visigodos arrianos.
Poco después se convirtió San Hemenegildo, hijo del rey Leovigildo, cuyo heredero Recaredo II se bautizó en el III Concilio de Toledo (589) dando origen al Reino católico unitario de España. La reina Isabel la Católica era gran devota de la Virgen de Guadalupe, a cuyo monasterio se retiraba con frecuencia. Cristobal Colón rezó allí antes de emprender el viaje del descubrimiento, a ella se encomendó en una tormenta y en agradecimiento bautizó una isla del Caribe como Guadalupe. Los marinos, soldados y misisoneros españoles llevaron su devoción a América.
El vocablo español Guadalupe (río de lobos) fue utilizado por Nuestra Señora para identificarse en México a Juan Diego que sólo conocía la lengua nahualt de los aztecas. El mexicano creyó entender "te-coa-tla-xopeuh" que significa "piedra-sepiente-la-aplastar" y suena como Guadalupe al oído de los españoles. La imagen milagrosa sería conocida como la Virgen que aplastaría a la "serpiente de piedra", el temible dios Quetzalcoatl (serpiente emplumada) a quien se ofrecían anualmente más de 20.000 sacrificios humanos. Como resultado directo de las apariciones sobrevino la mayor y más rápida conversión de la historia.
El 12 de Octubre de 1887, festividad de la Virgen del Pilar, patrona de España y del descubimiento de América, el arzobispo de México y cuarenta obispos celebraron la liturgia de la Coronación de Nuestra Señora de Guadalupe como Emperatriz y Patrona de Hispanoamérica.
En 1996, el arzobispo primado de México, Norberto Rivera, escribió en el prólogo del excelente libro del historiador Francis Johnston: "Gracias Señora por esas flores que hiciste brotar en nuestro suelo helado y árido que tan elocuentes fueron para nuestros padres indios; gracias por tu nombre de Guadalupe con el que pediste que te invocáramos pues con él los hermanaste con nuestros padres españoles que así te invocaban desde siglos antes en tu Santuario de los montes de Extremadura".

6 Virgen de Guadalupe 
Aparición a Juan Diego en México

Nican Mopohua
Fray Juan de Zumárraga, primer obispo del Nuevo Mundo, fue enviado a México por el emperador Carlos para proteger al pueblo de los abusos de los conquistadores y contrarrestar la autoridad de los magistrados de la Primera Audiencia; su presidente Nuno Guzmán persiguió al obispo por defender los derechos de los indígenas. Fray Juan pidió la intercesión de Nuestra Señora de Guadalupe para evitar la previsible insurrección de los aztecas contra los españoles.
La madrugada del sábado "9 de diciembre de 1531", entonces fiesta de la Inmaculada Concepción, el indio Juan Diego se dirigía a la iglesia de Santiago en Tlatelolco (a 16 km. de su vivienda) para asistir a Misa. Cuando pasaba al pie del cerro de Tepeyac escuchó acordes musicales y una voz que le llamaba. Inesperadamente se encontró frente a una dama muy joven de gran belleza y brillante vestimenta que le dijo: "Soy la Virgen de Guadalupe, Madre del Dios Verdadero, dirígete a la casa del obispo y comunícale mi deseo de que aquí se construya un templo en mi honor".
Juan Diego se dirigió a la capital donde el obispo le escuchó atentamente y le pidió que volviera porque tenía que reflexionar. En el camino de regreso se encontró de nuevo a la Virgen que le encargó volviera al día siguiente a visitar al obispo. Así hizo y tuvo que esperar varias horas, repitió el mensaje al obispo que pidió una señal del Cielo antes de construir un templo en aquel remoto lugar.
Juan Diego se encontró una vez más con la Virgen que le dijo: "Regresa mañana y tendrás una señal". Al llegar a casa de su tío le encontró moribundo. Decidió cuidarlo y no asistir a la cita, pero el martes caminó a Tlatelolco para buscar un confesor antes de que su tío muriera, rodeó el cerro de Tepeyac esperando escabullirse, pero la Señora le interceptó y le dijo: "No te preocupes por tu tío porque está curado, sube a la cumbre y tráeme un ramo de flores" (en aquel terreno árido nunca habían crecido flores, menos en pleno invierno). Juan llenó de flores su tilma, la Virgen arregló el ramo con sus manos y le envió como señal de Su voluntad al obispo.
Juan Diego encontró al obispo acompañado del intérprete y del nuevo gobernador, les hizo un relato completo y sacó las flores de su manto. Zumárraga comprendió que era la señal solicitada, la respuesta a su plegaria por la paz.
Al dirigir los ojos a la tilma vieron aparecer sobre ella la imagen gloriosa de la Madre de Cristo. Juan Diego quedó abrumado al comprobar que era la misma Dama que se le apareció en el cerro de Tepeyac. El interprete tradujo el nombre de la aparición como Guadalupe, venerada en el famoso Santuario español y cuya devoción los evangelizadores llevaron a América, a petición de la reina Isabel.

7 Batalla de Lepanto 
Estandarte de la Virgen de Guadalupe
Desde que los otomanos unificaran el Islam, desde la península de Turquía, sus conquistas en Europa se sucedieron una tras otra ocupando Macedonia, Bulgaria, Serbia y Bosnia. En 1453 cayó Constantinopla, el último recuerdo del Imperio Romano de Oriente, seguida de Valaquia, Besarabia, Bosnia y Hungría. En 1529, los jenízaros musulmanes fueron detenidos ante Viena. En el Mediterráneo la situación era análoga, las galeras turcas imponían su ley y las incursiones de los piratas berbericos, desde Túnez, Argelia y Marruecos, no respetaban la costa.
En los tiempos del sultán Solimán, la política de la Sublime Puerta en el Mediterráneo Occidental tuvo como objetivo Italia, por lo que tarde o temprano habría de chocar con los intereses españoles. En 1565 Solimán atacó Malta, un enclave que aseguraba el paso por los estrechos del Mediterráneo Central y una plataforma excelente para atacar Roma, la sede del Cristianismo. La expedición organizada por el virrey español de Sicilia consiguió levantar el asedio turco, convirtiéndose en la primera victoria de los ejércitos cristianos en muchos años y demostrando que la flota turca no era invencible, si se le oponía una fuerza organizada.
Al amanecer del "7 de octubre de 1571", Alí Pachá dio orden de levar anclas para combatir y se dirigió a los galeotes cristianos: "Si hoy es vuestro día, Alá os lo dé, pero estad ciertos que, si gano la jornada, os daré libertad". La flota turca salíó al encuentro de los cristianos con el viento a favor, lo que permitía dar descanso a sus remeros. Cuando la flota cristiana cruzaba el cabo Scropha los serviolas divisaron al enemigo a quince millas de distancia. Miguel de Cervantes, inventor del arte de novelar, fue herido gravemente en el brazo durante el combate, del que escribió: "La más alta ocasión que vieron los siglos".
El Papa Pío V había concedido indulgencias de cruzada, y un relicario de la Vera Cruz, a los embarcados en la flota. Felipe II había dado el mando de la Armada a su hermanastro Juan de Austria y a los almirantes Álvaro de Bazán, Andrea Doria y Luis de Requeséns. Todos los cristianos ayunaron durante tres días, confesaron y recibieron la Eucaristía. El estandarte azul de la Liga Santa incorporó las imágenes de Cristo crucificado y de la Virgen de Guadalupe, y los escudos de España, del Papa y de Venecia.
Cuestiones de honor exigían que los almirantes se enfrentaran directamente nave contra nave y en muchas ocasiones el resultado de este combate dictaba la suerte de toda la batalla. Don Juan se adelantó con "La Real" y reconociendo la capitana de Alí, por sus tres fanales y su estandarte, mandó bogar con más fuerza. El choque fue terrible y "La Sultana" llegó con su espolón hasta el cuarto banco de los remeros del rey, pero aún más terrible fue la matanza que hizo la artillería de "La Real" pues a la segunda descarga no quedaba nadie sobre la crujía de "La Sultana".
"La Real" había embarcado a trescientos veteranos, a los que se hizo sitio desmontando los bancos de los remeros; tras descargar sus arcabuces sobre los turcos se lanzaron al asalto de "La Sultana". En dos ocasiones consiguieron pasar del palo mayor de la galera turca y en ambas hubieron de retroceder ante los contraataques de las tropas cristianas. La ayuda del Cielo concedió una gran victoria a los defensores de la Fe.
La relación con la Virgen de Guadalupe está en un lienzo con la imagen guadalupana -copia del original-, que habría estado luciendo como insignia en la galera capitana de Andrea Doria, quien era uno de los jefes de la flota cristiana. Dicho lienzo se conserva ahora en la iglesia de La Madonna di Guadalupe en Santo Stefano d´Aveto, en Italia, donde se venera a Ntra. Sra. de Guadalupe de México. Aunque muchas fuentes mencionan este estandarte, son pocas las que estudian un poco más detalladamente el tema, aunque hacen constar que a 40 años de las apariciones, la imagen ya se encontraba en Europa y era estimada por los españoles, descartando así la idea de que la devoción guadalupana era exclusiva de indios, mestizos y criollos, pues aún si no estuvo en la galera de Doria durante la batalla de Lepanto, sí estaba en su poder y en Europa, donada por el rey Felipe II.
Estandarte de la Virgen de Guadalupe
en la Nave capitana de Andrea Doria
La fuente principal para determinar si la imagen guadalupana estuvo en Lepanto, es un libro de Antonio Domenico Rossi, titulado La B.V. di Guadalupe e S. Stefano d´Aveto. Note i Documenti, publicado por Tipografía Artística Colombo en 1910. En ella, Mons. Rossi proporciona una historia del culto a la Virgen de Guadalupe en el valle de Aveto-Italia. En 1811, su eminencia el cardenal Juan Doria Pamphili, secretario de estado de S.S. Pío VII, descendiente del almirante Andrea Doria, donó la imagen a esta iglesia.
Iglesia de La Madonna di Guadalupe
Santo Stefano d´Aveto-Italia
De las muchas formas que tenemos los católicos de recordar que el 7 de octubre es la festividad de Nuestra Señora del Santo Rosario, una es el capricho de escuchar el Poema de G.K. Chesterton dedicado a Lepanto «la más alta ocasión que vieron los siglos», como describió Cervantes la batalla en la que participó. El Papa San Pío V supo sobrenaturalmente que las armas cristianas habían vencido en el mismo momento del triunfo, y estableció la fiesta de la Virgen del Rosario en honor a la Santísima Virgen, protectora de sus hijos en un momento decisivo para la Cristiandad.

 8 Virgen de Guadalupe en México
Imagen: Atentado y Dictámenes científicos

El origen sobrenatural de la imagen grabada en el manto del mexicano Juan Diego, cuando se le apareció en 1531 la Virgen María, ha sido demostrado científicamente por numerosos expertos del siglo pasado, en una trayectoria equivalente a la del Santo Sudario de Jesucristo, que se custodia en la catedral de Turín.
El manto o tilma es una tela de ayate, tejida con fibra de la planta del maguey, cuya vida natural es de unos veinte años como máximo. Durante más de un siglo estuvo expuesta a la humedad y a las nocivas emisiones de las velas.
El ácido nítrico, para limpieza del marco de oro y plata, se derramó en 1791 sobre la imagen, y un atentado de inspiración masónica hizo explotar en 1921, una potente bomba inmediatamente debajo del marco que encuadra el manto con la imagen, venerada en la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe de México. ¡La imagen milagrosa permaneció intacta!
El presidente masón de México, Portes Gil, dijo en 1929, en un discurso a los masones mexicanos, inquietos por el pacto para acabar con la Guerra Cristera: “El Estado y la Masonería en los últimos años han sido una misma cosa, porque los hombres del poder han sabido siempre identificarse con los principios revolucionarios de la Masonería”.
En 1936, el doctor Kuhn de Heidelberg, premio Nobel de Química, dictaminó que no existía colorante de ninguna clase en las muestras de fibras del retrato de la Virgen. En 1946 un examen con microscopio comprobó que no existían pinceladas, por lo que la imagen no había sido pintada, pero lo más extraordinario fue el descubrimiento del reflejo de personas en los ojos de la Virgen. En 1951 un técnico escrutó el ojo derecho de la Virgen en una fotografía muy ampliada con una potente lupa, identificando las facciones y el busto de un hombre barbado, identificado como Juan Diego.
En 1962, el doctor Walig de Nueva York, con la colaboración de especialistas, encontró dos caras más y pudo reconstruir las circunstancias de la Aparición. La segunda figura fue identificada como el intérprete Juan González y la tercera como el obispo Fuenleal, nuevo administrador de México.
En 1979, los profesores Callahan y Smith, de las universidades de Florida y Pensacola, tomaron sesenta fotografías con luz infrarroja y las ampliaron por computadora. El dictamen científico fue que la imagen no era pintura ni fotografía, sólo era posible por un milagro. El obispo Zumárraga no aparece porque está delante de la Virgen frente a los tres hombres reflejados en los ojos.
En el manto azul de la Virgen de Guadalupe aparecen las estrellas mas visibles de una madrugada del invierno de 1531, según certifican los expertos en paleo-astronomía. Es una prueba más del origen sobrenatural de la imagen grabada en el manto del indio Juan Diego

Milagro de la Victoria en Empel
El Milagro de la victoria de los Tercios Españoles en Empel (Flandes) en 1585 contra los protestantes holandeses, por intercesión de la Inmaculada Concepción, tres siglos antes de la declaración del Dogma, originó que fuera elegida Patrona de la Infantería Española y defensora de la Cristiandad.

10 Homenaje musical a la Virgen

Fuentes:

Se Recomienda
BLOG "Píldoras Anti-Masonería"
Editor-Autor: Santiago Clavijo
Información contra el virus ideológico de Satanás
Causante de la crisis religiosa, ética, social y política
Twitter: @ Clavijo859

FORO Anti-Masónico Hispano-Americano 
Relación Píldoras nº 1 a 1109

Temas preferentes de Santiago Clavijo
RELIGIÓN
MASONERÍA
HISTORIA
POLÍTICA
CIENCIA

Autores del "FORO Anti-Masónico"
RELIGIÓN
HISTORIA
ACTUALIDAD
Profesionales por la Ética
(Leonor Tamayo)
(Ignacio Arsuaga)
(Alejandro Bermúdez-ACI Prensa)
(Blas Piñar Pinedo)
(Cristina Martín Jiménez)
(Roberto Centeno)
(Federico J. Losantos)

BIBLIOTECA de Santiago Clavijo
Selección de Libros y Vídeos
  1. Jakim Boor (Francisco Franco). Masonería
  2. Monseñor Jouin. Protocolos de los sabios de Sión
  3. Martín de Lozano. Nuevo Orden Mundial (1996)
  4. Padre Julio de la Vega. El complejo mundo de las Sectas (2000)
  5. Ricardo de la Cierva. Masonería invisible (2002)
  6. Padre Juan Cladio Sanahuja. Desarrollo Sustentable (2003) 
  7. Padre Manuel Guerra. Cien preguntas clave sobre "New Age" (2004)
  8. Padre Manuel Guerra. Trama Masónica (2006)
  9. Padre Juan Claudio Sanahuja. Poder Global y Religión Universal (2010)
  10. Manuel Galiana. Nuevo Orden Mundial, Masonería y Sionismo (2011)
  11. Guillermo Buhigas. Sionismo, iluminados y masonería (2012)
  12. Padre Manuel Guerra. Masonería, Religión y Política (2012)
  13. Padre Alfredo Sáenz. NUEVO ORDEN MUNDIAL (2012)
  14. Padre Alfredo Sáenz. MASONERÍA (2012)
  15. Santiago Lanús. Fátima, Garabandal y Ámsterdam (2013)
  16. Alberto Bárcena. Masonería y Nuevo Orden Mundial (2013)
  17. Cristina Martín Jiménez. Perdidos: Los planes secretos del Club Bilderberg (2013)
  18. Monseñor Juan Claudio Sanahuja. El gran Desafío (2014)
  19. Juan Gutiérrez Delgado. "New Age", la falsa religión (2014)
  20. Jaime Duarte. El engaño "NUEVA ERA" (2014)
  21. Padre José Luis Saavedra. GARABANDAL, mensaje de Esperanza (2015)
  22. Michael O’Brien. El Padre Elías en Jerusalén (2015)