Píldoras Anti-Masonería

El blog CLAVIJO defiende los valores

de la Iglesia Católica y de España

amenazados por el proyecto masónico-luciferino

"Nuevo Orden Mundial"


e-mail: ClavijoEspana@gmail.com



sábado, 26 de mayo de 2018

Hoy se celebra a San Felipe Neri, patrono de educadores y humoristas. Vida de San Felipe Neri, película en español

"Sed buenos: si podéis..." 
Vida de San Felipe Neri
Película en español

Hoy se celebra a San Felipe Neri
 patrono de educadores y humoristas
26-mayo-2018
“Quien quiera algo que no sea Cristo, no sabe lo que quiere; quien pida algo que no sea Cristo, no sabe lo que pide; quien no trabaje por Cristo, no sabe lo que hace”, decía San Felipe Neri, patrono de educadores y humoristas, así como fundador del Oratorio en Roma.
San Felipe Neri nació en Florencia (Italia) en 1515. Muy pronto quedó huérfano de madre, pero la segunda esposa de su padre fue para él y sus hermanos una verdadera mamá.
A los 17 años fue enviado a San Germano para que aprendiera de negocios y tuvo una experiencia mística que el Santo llamaría su “conversión”. Se fue a Roma sin dinero y sin proyecto alguno confiando en la Divina Providencia.
Obtuvo trabajo educando a los hijos de un aduanero florentino, quienes se portaban muy bien con la dirección de Felipe. En sus ratos libres se dedicaba a la oración. Más adelante realizó estudios de filosofía y teología, pero cuando se le abría una brillante carrera, abandonó los estudios y se entregó al apostolado.
En la Víspera de Pentecostés de 1544 pedía en oración los dones del Espíritu Santo cuando del cielo bajó un globo de fuego que se dilató en su pecho. San Felipe cayó al suelo pidiendo al Señor que se detenga, pero cuando recuperó plenamente la conciencia, tenía un bulto en el pecho del tamaño de un puño, que jamás le causó dolor.
Más adelante fundó la Cofradía de la Santísima Trinidad, conocida como la cofradía de los pobres. Fue ordenado sacerdote y ejerció el apostolado del confesionario varias horas al día. Con frecuencia caía en éxtasis en Misa y algunos llegaron a verlo levitando.
Organizó las conversaciones espirituales que solía terminar con la visita al Santísimo. El pueblo los llamaba los “oratorianos” porque se tocaba la campana para llamar a los fieles a rezar en su oratorio. Como quería irse de misionero a la India, San Juan Evangelista se le apareció y le dijo que su misión estaba en Roma.
Posteriormente inició la Congregación del Oratorio. La Virgen se le apareció y lo curó de una enfermedad de la vesícula. El Santo además tenía el don de la curación, de leer los pensamientos y de la profecía.
Al final de su vida, el 25 de mayo de 1595, día del Corpus Christi, San Felipe Neri estaba desbordante de alegría y no se le había visto tan bien en los últimos años. Confesó durante todo el día y recibió a los visitantes. Hacia la medianoche sufrió un ataque agudo y partió a la Casa del Padre.
San Felipe decía: “¿Oh Señor que eres tan adorable y me has mandado a amarte, por qué me diste tan solo un corazón y este tan pequeño?” Tras la autopsia, se reveló que el Santo tenía dos costillas rotas y que estaban arqueadas para dejar más sitio al corazón. Sus restos reposan en la Iglesia de Santa María en Vallicela.
Más información en el especial de San felipe Neri.

Cuando Agatha Christie pidió a Pablo VI mantener la Misa tradicional

Agatha Christie a favor de la Liturgia Tradicional
Petrus Hispanus
7 diciembre 2011
Ningún católico digno de este nombre puede ser indiferente a la situación de crisis que ya hace unas décadas padece la Iglesia. Ni dejará de valorar positivamente todos los datos que se aporten para detectar sus causas porque conocer la naturaleza de estas es conocer la de sus remedios. Otra postura irá directamente contra el más elemental sentido común.

La Misa Tradicional en Madrid 
La Cigüeña de la Torre
INFOVATICANA
28 septiembre, 2017
Desde la salida de las Salesas, era nuestro anhelo obtener un horario más conveniente para las familias. Y gracias a Dios, lo hemos conseguido. A partir de este domingo 1 de octubre, celebraremos Misa Cantada a las 10:45 h. (En lugar de las 13 h).
Cuando Agatha Christie pidió a Pablo VI 
mantener la Misa Tradicional
12 mayo, 2018
El nombre de la conocida escritora figura entre los firmantes de una exhortación a la Santa Sede realizada en 1971 para que “reconsiderase con la máxima gravedad la tremenda responsabilidad con la que quedaría ante la historia del espíritu humano si no consintiese en dejar en vigencia perpetua la Misa tradicional”.

El 28 de abril de 1969, Pablo VI promulgó el novus Ordo Missae, culmen de la obra del Consilium ad exsequendam constitutionem de Sacra Liturgia al que el pontífice había encomendado la revisión de los libros litúrgicos y la aplicación de las reformas relacionadas con una más activa participación de los fieles, como el uso de las lenguas nacionales y la concelebración. Un año después, en mayo de 1970, estaba preparado el nuevo Misal. Se trataba, como ha observado el historiador jesuita Giacomo Martina, de “una auténtica revolución litúrgica, mucho mayor que la del tridentino”.

Así lo explica el historiador Roberto de Mattei en su libro Concilio Vaticano II. Una historia nunca escrita, que recoge, asimismo, las críticas y reticencias que se dieron cuando entró en vigor el nuevo rito. Críticas que provenían de algunos miembros eminentes de la jerarquía, así como de muchos teólogos y laicos:

“En octubre de 1969, los Cardenales Ottaviani y Bacci presentaron a Pablo VI un “Breve análisis crítico del Novus Ordo Missæ”, redactado por un selecto grupo de teólogos de varias nacionalidades. En la carta que dirigieron al Pontífice se afirmaba que “el Novus Ordo Missæ (…) representa, tanto en su conjunto como en sus aspectos concretos, un impresionante alejamiento de la teología católica de la Santa Misa, tal como fue expresada en la XXII sesión del Concilio de Trento, en el que, estableciéndose definitivamente los ‘cánones’ del rito, se erigió una barrera insalvable contra toda y cualquier herejía que pudiese menoscabar la integridad del misterio”.

El mismo Mons. Ferdinando Antonelli, Secretario de la nueva Congregación para los Ritos, que había seguido todo el itinerario de la reforma litúrgica, desde Pío XII hasta Pablo VI, había expresado el 23 de julio de 1968 a Mons. Benelli, sustituto en la Secretaría de Estado, sus “preocupaciones sobre la reforma litúrgica que está cada vez más caótica y aberrante”. También la parte progresista reconocía que el Novus Ordo Missæ reflejaba una nueva teología del “pueblo de Dios” que camina en la Historia: una visión eclesiológica inmanentista, que presuponía el sacerdocio común de los fieles, muy diferente – según Alberigo – de aquella de la Mediator Dei o de la Mystici Corporis de Pío XII.

También comenzaron a multiplicarse las exhortaciones de fieles de todas las nacionalidades que pedían el restablecimiento o, por lo menos, la “par conditio” de la Misa tradicional. Entre estas exhortaciones se encontraba un memorandum de 1971 en el que más de cien eminentes personalidades de todo el mundo pedían a la Santa Sede “que reconsiderase con la máxima gravedad la tremenda responsabilidad con la que quedaría ante la historia del espíritu humano si no consintiese en dejar en vigencia perpetua la Misa tradicional”.

Roberto de Mattei señala que entre las firmas que suscribían este escrito figuraban nombres tan conocidos como el de la escritora Agatha Christie. Entre los signatarios de esta petición también se encontraban Jorge Luis Borges, Graham Green, Romano Amerio, Marcel Brion, Henri de Montherlant, Augusto Del Noce, Robert Graves, Yehudi Menuhin, Malcolm Mudderidge, Marius Schneider o Bernard Wall

Imprime esta entrada

viernes, 25 de mayo de 2018

El maratón de Nueva York de José Manuel Roás y su hijo Pablo, que padece parálisis cerebral. Testimonio de FE en el programa de Chester en LA SEXTA TV

 . 
Comentario de monseñor Munilla sobre el testimonio dado por parte de José Manuel Roás, padre de Pablo (quien padece parálisis cerebral) en el programa de Chester en LA SEXTA TV.

El "decálogo" para independentistas del president Quim Torra

Quim Torra en toma de posesión ilegal como presidente de la Generalitat

El incendiario sargento Joaquín
20-mayo-2018
Toda la verdad del 'supremacista' elegido por Puigdemont para 'president' de Cataluña. Y cómo llama "carroñeros, víboras, hienas... bestias con forma humana" a quienes no hablan el catalán ni profesan su credo. En Palma de Mallorca, donde hizo la mili, mandaba a un pelotón. Entonces era el sargento Joaquín Torra y obtuvo el puesto 450º de su promoción. Ahora reniega de la misma bandera, rey y Constitución [o: de la Constitución] que juró proteger derramando "hasta la última gota" de su sangre si fuera menester: 
"Prometo cumplir legalmente las obligaciones del cargo de 'president' con fidelidad a la voluntad del pueblo de Cataluña representado por el Parlament de Cataluña"
Este jueves, en apenas tres minutos, el lazo amarillo bien visible en la chaqueta del traje, Joaquim (Quim) Torra i Pla, el president que pretende hacer efectiva la independencia de Cataluña, prometió su cargo sin nombrar la Constitución ni al rey. A sus 55 años, el "pueblo" (nacionalista catalán) y la "patria" (catalana) han poblado el discurso de tinte supremacista de este abogado reconvertido en editor que escaló a la política al calor del procés. Pero hace años, cuando rondaba los 25, su patria era otra. Al menos en su uniforme verde oliva y sobre el papel. En el regimiento de Infantería de Palma 47, en Mallorca, los veteranos le recuerdan. Allí, "el Le Pen de la política española", en palabras del socialista Pedro Sánchez, era "el sargento Joaquín Torra". Y, por supuesto, tuvo que besar la bandera española.
Situémonos en la España de los años 80. Felipe González en Moncloa, Jordi Pujol en el Palau de la Generalitat. El servicio militar es obligatorio y la opción más ventajosa para los jóvenes con carrera como Torra es lo que popularmente se conoce como las milicias universitarias, la IMEC (Instrucción Militar Escala Complemento), que permite hacer la mili en varios plazos y no como un soldado raso, sino como sargento o bien como alférez. Es decir, mandar y cobrar más. A esa opción se acoge Torra en 1984, cuando se encuentra en su cuarto curso de Derecho en la Universidad Autónoma de Barcelona.
"Vamos en coches particulares y nos lo pagamos todo. 
No hacemos como los españoles"
La ley que permitió la objeción de conciencia se promulgó en diciembre de 1984, pero para entonces Torra ya había empezado su formación. Eso sí, no fue insumiso -la desobediencia la predica ahora-. Su fotografía en Palma de Mallorca, vestido de uniforme y junto a una bandera española, ha sido la sorpresa de esta semana. Pero, aunque se le ha descrito como alférez de complemento, en realidad Torra se quedó un grado por debajo, en sargento. Fue suboficial del Ejército de Tierra, en Infantería, según figura en tres documentos oficiales del Ministerio de Defensa a los que ha tenido acceso Crónica, y como confirman tres de sus compañeros de mili. Entre 1984 y 1987 Torra pasó, de acuerdo a la trayectoria que marcaba entonces el Ejército, por las tres fases de todo imeco.

"La gran mayoría de los catalanes del IMEC lo primero que hacíamos era ir al campamento de San Clemente Sasebas, cerca de Figueras [Gerona]", explica Darío López, miembro de aquella promoción de sargentos y que cree recordar a Torra entre sus compañeros de aquel campamento. Fueron algo más de dos meses, entre octubre y diciembre de 1984, para recibir la instrucción básica como recluta. Allí, tras una misa de campaña, todos los aspirantes juraron bandera. Un coronel o un general preguntaba:
-¡Soldados! ¿Juráis por Dios o por vuestro honor y prometéis a España, besando con unción su bandera, obedecer y respetar al rey y a vuestros jefes, no abandonarles nunca y derramar, si es preciso, en defensa de la soberanía e independencia de la patria, de su unidad e integridad territorial y del ordenamiento constitucional, hasta la última gota de vuestra sangre?
"Los españoles en Cataluña son como la energía: no desaparecen, se transforman"
Y los alrededor de 600 soldados, uniformados, debían gritar al unísono: "¡Sí, lo juramos!". Cuando besaban la bandera de España, un fotógrafo del Ejército los retrataba, uno a uno.
El siguiente paso consistía, en el caso de los aspirantes a sargentos de Infantería, en asistir otros dos meses a la Academia de Toledo. Estamos en agosto de 1985 y Quim Torra tiene 22 años. "De lo que no nos librábamos era de cantar todos los días el himno de la Infantería en el patio de armas", relata otro sargento de aquella hornada. Lo tiene memorizado; quizá el president también:
- Ardor guerrero vibre en nuestras voces / y de amor patrio henchido el corazón. / Entonemos el himno sacrosanto / del deber, de la patria y del honor. ¡Honor!
"Sobre todo, lo que sorprende es el tono, la mala educación, la pijería española, sensación de inmundicia... Horrible"
En la explanada de la academia todos aquellos sargentos, además, hicieron la rejura de bandera. Fue el 26 de septiembre de 1985, según explica este compañero, que prefiere que su nombre no se publique. Así, el 23 de diciembre de aquel año, el nombre de "Joaquín Torra Pla" aparece en la lista del Boletín Oficial del Ministerio de Defensa, junto a todos sus compañeros del Ejército de Tierra: "Ha terminado con aprovechamiento el Curso correspondiente al segundo ciclo de formación de la IMEC-ET", por lo que es promovido con carácter provisional al "empleo de sargento de Complemento".
Su puntuación fue bastante baja, ya que en Infantería, dentro de una lista de 568 alumnos, quedó en el puesto número 450.
"España, esencialmente, ha sido un país exportador de miseria, material y espiritualmente hablando"
Ya sólo le quedaban las prácticas de seis meses como sargento, a razón de unas 40.000 pesetas al mes, el salario base de la época (unos 600 euros a precios actuales). Para muchos, el primer sueldo de sus vidas. Según las fechas que Torra expone en su currículum, por entonces ya había terminado la carrera de Derecho. Su destino (que figura en el Boletín del 22 de diciembre de 1986) fue el Regimiento de Infantería Palma 47, en Palma de Mallorca, regimiento encargado de la defensa de las Islas Baleares y con fama de duro y muy disciplinado. Dentro del territorio que el soberanismo denomina Països Catalans, eso sí.
"Allí empezamos el 1 de enero de 1987", cuenta un compañero de mili que también solicita que su nombre no aparezca en este artículo. Tras pasar una semana en la residencia de suboficiales, su desahogada situación económica le permitió alquilarse "junto a otros dos compañeros de Madrid" un piso en Mallorca capital, frente al Paseo Marítimo. En la Base Militar General Asensio (hoy llamada Base Jaime II) recuerdan que, como suele ocurrir en función de la procedencia de los milicianos, "los catalanes iban juntos" y solían hablar en catalán.
Uno de aquellos catalanes era Miguel de Lara, que actualmente es profesor y ya ha contado a sus alumnos que en la mili coincidió nada menos que con el president Torra. "La que entonces era su novia [hoy, su mujer] era hermana de una amiga de mi ex-mujer, así que cuando nos destinaron a los dos a Mallorca, como él no conocía a nadie allí y yo sí tenía familia, anduvimos los primeros días juntos", cuenta a Crónica. De Lara le recuerda como a un joven "muy educado" y "tímido". "No hablaba de política".
"Todo lo que ha sido tocado por los españoles se ha convertido en fuente de discriminaciones raciales, diferencias sociales y subdesarrollo"
¿Cómo era la vida de un sargento en Palma 47? El día del soldado raso empezaba con el toque de diana a las seis de la mañana. Los sargentos se presentaban en el cuartel una hora más tarde. "Mandábamos sobre un pelotón de 10 o 12 personas", indica De Lara. "Dabas las instrucciones a tu pelotón para salir al campo, hacer ejercicios, tiro, salir a las maniobras... Luego comíamos, y si estabas de guardia te tocaba pasar revista". El sargento Torra se encargaba, en definitiva, de transmitir las órdenes que, emitidas por el capitán de la compañía, pasaban a los dos tenientes y en su caso a los alféreces, hasta llegar a él.
MALLORCA 1987. El sargento Torra en el regimiento Palma 47

Un oficial ya jubilado de Palma 47 lo reconoce en la fotografía. Era sin duda, dice, el veinteañero con gafas de pasta "Joaquín Torra" -así lo llamaban y así figuraba en su "galleta", la identificación con nombre y cargo que llevaban en la chaqueta-. La imagen, en la que se le ve sonriendo junto a una bandera de España, se tomó en un sencillo acto de un día normal en el cuartel, junto al monumento a los caídos por España, situado al final del patio de armas, en un alto al que se accede subiendo unas escaleras y que recuerda a los militares fallecidos en la guerra de Filipinas, la de Cuba, la de Sucesión... Según esta fuente, Torra formaba parte de la segunda compañía, la de fusileros, junto a más de un centenar de hombres.
"Independentista no era"
"La verdad es que yo me llevaba bien con él, era un tío flexible y se podía hablar con él", asegura Antonio, un cabo procedente de Ávila que estuvo a las órdenes del sargento Joaquín. "Cuando vi que se hacía diputado ya me acordé de él, y ahora...". ¿Sus declaraciones racistas? "Me han extrañado mucho... No era una mala persona, no decía esas cosas ni solía enfadarse. Los había peores", ríe. Todos los compañeros consultados coinciden: de política no hablaba. "Independentista no era, se lo puedo asegurar", subraya su superior.
"Sales a la calle y nada indica que aquello sea la calle de tus padres y abuelos: el castellano avanza, impecable, voraz, rapidísimo. Abres los diarios o miras la televisión y te hablan de cosas que no tienen nada que ver contigo y tu mundo"
La noticia de que el president que promete la independencia de Cataluña pasó en su juventud por Palma 47 ha generado enfado y tristeza entre los veteranos del regimiento. "Deshonra", "deslealtad" y "traición" son las palabras más repetidas. Muchos con los que ha contactado este suplemento se han negado a hablar porque quieren ahorrarse unos calificativos que se presumen ásperos y prefieren limpiar los trapos sucios en casa. Uno de ellos se explica con los versos que Calderón de la Barca dedicó al Ejército:
Este ejército que ves
vago al yelo y al calor,
la república mejor
y más política es
del mundo, en que nadie espere
que ser preferido pueda
por la nobleza que hereda,
sino por la que él adquiere;
Aquí, en fin, la cortesía,
el buen trato, la verdad,
la firmeza, la lealtad,
el honor, la bizarría,
el crédito, la opinión,
la constancia, la paciencia,
la humildad y la obediencia,
fama, honor y vida son
caudal de pobres soldados;
que en buena o mala fortuna
la milicia no es más que una
religión de hombres honrados.
En junio de 1987, cumplidos los seis meses, el sargento Torra se marchó del regimiento. El 3 de noviembre de aquel año el Ministerio de Defensa confirma que ha "terminado con aprovechamiento sus prácticas reglamentarias" y que su empleo eventual como sargento de complemento adopta ya "carácter efectivo". Joaquín Torra Pla, el número 450º de su promoción, ya podía olvidarse del Ejército.
De vuelta a Cataluña, Torra -que significa 'tuesta' en español- ya celebraría su 25º cumpleaños, el Día de los Inocentes de 1987, como letrado en el área de servicios legales de Barcelona de la aseguradora suiza Winterthur. En su currículum afirma que durante su primera década en la empresa fue responsable de los cambios legales societarios de todos sus negocios en España, incluidas la fusión y la adquisición de las aseguradoras Schweiz y La Equitativa. En los años siguientes ocuparía distintos puestos en la compañía hasta que, en enero de 2006, "un golpe de suerte", según cuenta él en el libro Viaje involuntario a la Cataluña imposible (título traducido del catalán), lo llevó a Suiza. Sólo estuvo en Zúrich un año, porque otra aseguradora, la francesa Axa, compró Winterthur y lo despidieron.
"Nosotros podemos estar como estamos, pero es obvio que España necesita un psiquiatra. Es obvio y es urgente, porque incluso uno se estremece del nivel al que ha llegado el torturado cerebro español"
Aun así, la "sordidez" de aquel ambiente de tiburones le dio para un libro -Ganivetades suïsses, algo así como Navajazos suizos. Viaje (de ida y vuelta) al corazón del management y del capitalismo salvaje- y su "ejecución" laboral el 16 de marzo de 2007, de la que salió sin trabajo y con la única compañía de "la liquidación en el bolsillo", le dejó el tiempo suficiente para interesarse (se diría que obsesionarse) por el personaje que a la larga supondría su puente hacia la clase política: Eugeni Xammar i Puigventós, periodista catalán y separatista radical ya a principios del siglo XX.
Entrar en política
Alrededor de la figura de Xammar, Torra empezó a indagar y escribir sobre los nombres olvidados del secesionismo histórico catalán. Y con ello saltó a la fundación de su editorial, A Contra Vent; a escribir un libro junto al después director de Comunicación del Gobierno de Carles Puigdemont, Jaume Clotet... Y a la política.
"Franceses y españoles comparten la misma concepción aniquiladora de las naciones que malviven en sus estados"
En 2009 Joaquim Torra -ocho apellidos catalanes, o casi: Torra Pla Fàbregas Garriga Noguer...- entró en Reagrupament Independentista, una escisión de ERC formada por militantes críticos con el pacto del partido con dos siglas no nacionalistas (PSC e ICV) en el tripartito.
Pero Reagrupament se quedó en nada y la batalla de Torra siguió siendo cultural. Propagandística. En 2011 entró como consejero permanente en la Assemblea Nacional Catalana (ANC). También medró en Òmnium Cultural, el otro gran baluarte del procés. Cercano ya a Convergència Democràtica de Catalunya, su carrera se tornó en una sucesión de cargos públicos bien remunerados, desde gerente de la empresa municipal de Barcelona Foment de Ciutat Vella, pasando por director del centro cultural El Born, hasta director del Centro de Estudios de Temas Contemporáneos, dependiente de la Generalitat.
Aunque quizá su sueño se cumplió paradójicamente en la Cataluña intervenida por el Gobierno de España en aplicación del artículo 155 de la Constitución, cuando Junts per Catalunya y el president destituido Carles Puigdemont lo colocaron en el número 11 de la lista electoral por Barcelona para las elecciones del pasado diciembre.
"Los españoles sólo saben expoliar"
El resto es sabido. Joaquim Torra i Pla, el sargento Joaquín, es hoy el 10º president. El primero a las órdenes de un mandatario fugado. Y el primero que inicia su andadura entre acusaciones de supremacismo, y no sólo por parte de la oposición.
Tras conocerse los artículos que ha publicado en los últimos años en varios medios catalanes y sus mensajes en Twitter ahora borrados, la organización SOS Racismo ha tachado su discurso contra "los españoles" como "peligroso e irresponsable". La plataforma contra el racismo y la homofobia Movimiento contra la Intolerancia le ha denunciado ante la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña por un presunto delito de odio. Y ante el mismo tribunal y por el mismo delito le ha presentado una querella el partido político Vox, acusación en la causa del procés: por fomentar de forma directa o indirecta el "odio, hostilidad, discriminación o violencia contra un grupo".
Porque lo que más se conoce de Quim Torra no es su jura de bandera ni su canto a la Infantería, sino este artículo: "Ahora miras a tu país y vuelves a ver hablar a las bestias (...) Bestias con forma humana que igualmente supuran odio (...) contra todo lo que representa la lengua [catalana]". Lo publicó el sargento Torra en 2012. Al artículo lo llamó La llengua i les bèsties. La lengua y las bestias, sí.
'La lengua y las bestias'
Artículo publicado en 'El Món' el 19/12/2012
traducido del catalán
En casa de los padres corría un viejo ejemplar de un libro que todos los hermanos habíamos leído: 'De cuando las bestias hablaban', de Manuel Folch i Torres. El padre era inflexible y, como 'La rosa y el anillo' de Thackeray y 'En Bolavà' de Josep Maria Folch, consideraba que uno no podía hacerse mayor sin haberlos leído. Era un libro delicioso (...), una colección de fábulas destinadas a la educación de los niños. ¶ Ahora miras a tu país y vuelves a ver hablar a las bestias. Pero son de otro tipo. Carroñeros, víboras, hienas. Bestias con forma humana, sin embargo, que destilan odio. Un odio perturbado, nauseabundo, como de dentadura postiza con moho, contra todo lo que representa la lengua. ¶ Están aquí, entre nosotros. Les repugna cualquier expresión de catalanidad. Es una fobia enfermiza. Hay algo freudiano en estas bestias. O un pequeño bache en su cadena de ADN. ¡Pobres individuos! Viven en un país del que lo desconocen todo: su cultura, sus tradiciones, su historia. Se pasean impermeables a cualquier evento que represente el hecho catalán. Les crea urticaria. Les rebota todo lo que no sea español y en castellano. ¶ Tienen nombre y apellidos las bestias. Todos conocemos alguna. Abundan las bestias. Viven, mueren y se multiplican. Una de ellas protagonizó el otro día un incidente que no ha llegado a Cataluña y merece ser explicado, como un ejemplo extraordinario de la bestialidad de estos seres. Pobres bestias, no pueden hacer más. ¶ Una de las escasas compañías aéreas que viene aceptando con normalidad el catalán es Swiss. Si han cogido alguno de sus vuelos a la vieja Confederación, habrán constatado que se viene utilizando nuestra lengua a la hora de despegar o aterrizar el aparato. Una excepción ya que, desgraciadamente, con el resto de compañías venimos siendo tratados exactamente como lo que somos, la última colonia en tierras de Europa. ¶ Pues bien, hace un par de semanas viajaba en un vuelo de Swiss una de estas bestias. Al llegar al destino, se anunciaron en catalán las típicas observaciones previas al aterrizaje. La bestia, automáticamente, segregó en su boca agua rabiosa. Un hedor de cloaca salía de su asiento. Se removía, inquieta, desesperada, horrorizada por oír cuatro palabras en catalán. No tenía escapatoria. Un sudor mucoso, como de sapo resfriado, le manaba de las axilas. Hay que imaginarse a la bestia, ¡después de tanto tiempo!, ellas que pueden vivir en su mundo español sin ningún problema, escuchando cuatro palabras en una lengua que odia. Indignada, decidió escribir una carta en un periódico alemán de Zúrich, quejándose del trato recibido ya que "se violaban sus derechos" al ser el castellano la "primera" lengua oficial de España. Y, a toda plana, la queja de la bestia salió publicada. ¶ Gracias a Dios, los buenos amigos del Casal Catalán de Zúrich han replicado y han dejado las cosas claras (tantas embajadas y consulados del Mar y, mira tú, un pequeño Casal Catalán es el que ha movilizado gracias a la decencia y dignidad de sus miembros). ¶ ¿Pero por qué hay que movilizarse cada vez? ¿Cuándo acabarán los ataques de las bestias? ¿Cómo podemos en 2008 aguantar tanta vejación, tanta humillación y tanto desprecio?".

Imprime esta entrada

jueves, 24 de mayo de 2018

¿Qué está pasando en Navarra? Historia de Navarra como territorio español agredido por ETA y sus lacayos del nacionalismo vasco

¿Qué está pasando en Navarra?
La historia de ETA
Vídeos elaborados por patriotas españoles de manera militante y totalmente altruista que desvelan hechos incuestionables respecto a la realidad y la historia de Navarra como territorio español agredido por ETA y sus lacayos del nacionalismo vasco.

miércoles, 23 de mayo de 2018

Gala MET 2018 de NEW YORK: Blasfemia fashion

"Heavenly Bodies: Fashion and the Catholic Imagination”
Imprime esta entrada

El terrorismo nacionalista secesionista independentista. Las víctimas de ETA en la dictadura y en la democracia, Batasuna: el brazo político de ETA, El rechazo de ETA a soluciones dialogadas, La estrategia terrorista contra la oposición política, ETA es todavía una seria amenaza

Disposición de la Jefatura del Estado por la que se liberan 
todos los etarras con delitos de sangre
[BOE: 248 de 17/10/1977-págs. 22765 y 22766
*******
Artículos sobre el problema del terrorismo nacionalista
ETA: TERRORISMO en "DEMOCRACIA"
Ldo. Ciencias de la Información 
Doctor en Comunicación Pública
Universidad de Navarra 
0. Resumen
ETA fue creada en 1958 con el objetivo de conseguir la independencia para el territorio formado por el País Vasco y Navarra. 
Poco después la violencia se convirtió en su principal instrumento de actuación pública. Paradójicamente sus actividades violentas se multiplicaron exponencialmente después de la muerte del General Franco y del establecimiento de la democracia en España. 
Entre 1958 y 1977 – fecha de celebración de las primeras elecciones democráticas, ETA asesinó a 75 personas. Entre 1978 y la actualidad ETA ha asesinado a 785 personas. 
Desde el comienzo de la democracia, ETA contó con un brazo político llamado primero Herri Batasuna y después Batasuna. Durante casi veinticinco años este partido funcionó en la legalidad, en las mismas condiciones que el resto de partidos democráticos. Batasuna fue ilegalizada en 2003. 
A pesar de su propaganda insistiendo en la necesidad de buscar soluciones negociadas, ETA siempre las ha rechazado. Todos los gobiernos españoles desde 1977 a 2007, con independencia de su signo político, han intentado lograr el final de la violencia a través de conversaciones con ETA, pero todas las tentativas han fallado. 
A mediados de los 90 ETA diseñó una estrategia terrorista para atentar contra todos aquellos representantes políticos y sociales que se mostraran contrarios a la independencia para el País Vasco, y así dejar a estos grupos sin voz. ETA todavía representa una amenaza seria en el País Vasco y en el resto de España. 
ETA es la fuente principal de violaciones de derechos fundamentales, desde el derecho a la vida, a la libertad de expresión, de asociación o de participación en la vida pública.

1. Las víctimas de ETA en la dictadura y en la democracia 
La organización ETA (Euskadi ta Askatasuna, Euskadi y Libertad) se constituyó a finales de 1958, en pleno régimen de Franco, con la finalidad última de conseguir la independencia del País Vasco y Navarra, separando a estos territorios de España.
Al cabo de poco tiempo hizo del empleo de la violencia su principal instrumento de actuación pública. Del tronco de ETA se fueron separando algunas ramas que pretendían actuar por vías políticas, de forma que ETA quedó reducida a una organización que se denominaba a sí misma “militar” y se caracterizaba por el empleo exclusivo de la violencia terrorista.
Lo paradójico de esta organización es que su actividad violenta se multiplicó exponencialmente cuando desapareció el franquismo y se estableció en España la democracia que amparaba los derechos y libertades de los ciudadanos en similares condiciones a las de cualquier otro país europeo de larga tradición liberal.
En los veintinueve años transcurridos desde el origen de ETA hasta 1977 -año en el que se celebraron en España las primeras elecciones libres - esta organización 51 mató a un total de 75 personas. En las tres décadas transcurridas desde 1978 a la actualidad la cifra se ha multiplicado por diez con 785 personas asesinadas. En los años cruciales de la transición -de 1978 a 1980-, cuando en España estaba en juego la construcción de un sistema democrático, ETA intensificó su actividad terrorista de tal manera que se convirtió en una amenaza para los ciudadanos poniendo en peligro la viabilidad misma del régimen de libertades. Sólo en esos tres años, los atentados de ETA costaron la vida a 247 personas y dejaron heridas a otras 359, provocando importantes tensiones políticas.
ETA rechazó el marco democrático aprobado por los ciudadanos, la Constitución, de 1978, y el Estatuto de Autonomía del País Vasco, de 1979, que, además de establecer un régimen de libertades hicieron posible un sistema autonómico para el País Vasco que otorga a las autoridades regionales unas competencias superiores a las que, por ejemplo, tienen los lander alemanes. Esos dos textos legales fueron aprobados mediante referéndum popular, pero los dos han venido siendo rechazados por ETA de manera violenta desde entonces.
La historia de ETA en la etapa democrática es una combinación de ataques contra miembros de las agencias de seguridad y militares, con otras acciones terroristas dirigidas contra población civil, tanto vasca como de otras partes de España.
En ocasiones esos atentados han tenido un carácter totalmente indiscriminado, como la colocación de un coche bomba en un centro comercial de Barcelona, en junio de 1987, que causó la muerte de 21 empleados y clientes.

2. Batasuna: el brazo político de ETA 
Prácticamente desde el inicio de la vida democrática en España, ETA ha contado con un brazo político, un partido denominado inicialmente Herri Batasuna (Unidad Popular) y más tarde sólo Batasuna (Unidad).
Este partido durante casi veinticinco años -desde 1978 a finales de 2002- ha operado en la legalidad, en igualdad de condiciones con los partidos democráticos. Ha podido presentarse a las elecciones y tener representación en todos los ámbitos de poder: en los ayuntamientos e instituciones locales, en el parlamento autonómico y en las asambleas parlamentarias nacionales.
Durante mucho tiempo los demócratas mantuvieron la esperanza de que la presencia del brazo político de ETA en las instituciones sirviera para arrastrar al grupo armado hacia posiciones de abandono de las armas y a su aceptación de las vías pacíficas.
Mientras ha sido legal, el brazo político de ETA ha tenido las mismas oportunidades que los demás partidos y ha podido gobernar en numerosos ayuntamientos, según los votos populares obtenidos Sin embargo, en lugar de ser un factor de arrastre del grupo armado hacia la paz, el brazo político ha sido siempre una marioneta de ETA, organización le ha marcado siempre las directrices y que ha tomado las decisiones principales de Batasuna.
Se ha producido en el País Vasco el fenómeno de la para-política colombiana, en el que un grupo terrorista apadrina mediante la fuerza a representantes políticos afines, al tiempo que asesina a los miembros de los partidos rivales e intimida a la población con sus atentados y sus amenazas.
La supeditación orgánica de HB-Batasuna a ETA, junto a otra serie de indicios de naturaleza criminal, llevó a la Justicia española a la suspensión cautelar de actividades de ese partido en el año 2002 y a su ilegalización definitiva en el 2003

3. El rechazo de ETA a soluciones dialogadas 
Una de las peculiaridades de ETA durante los treinta años de actuación contra el sistema democrático ha sido su negativa a buscar soluciones por vía dialogada, a pesar de que su propaganda insiste en que busca la negociación.
Todos los gobiernos españoles, desde 1977 hasta 2007, con independencia de su color político, han intentado conseguir el final de la violencia mediante el diálogo con ETA, pero todos esos intentos han fracasado.
El último de ellos es el desarrollado por el actual presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien entre 2005 y 2007 ha mantenido abierto un proceso de diálogo con ETA con el acompañamiento de gobiernos de otros países y de mediadores internacionales.
La causa de todos los fracasos del diálogo ha sido siempre la misma: la negativa de ETA a deponer sus exigencias máximas consistentes en reclamar la integración en el País Vasco de Navarra -un territorio cuya población de manera abrumadora se manifiesta en favor de las opciones no nacionalistas, elección tras elección- y la posterior celebración de un referéndum de autodeterminación para conseguir la independencia de esos dos territorios de España.
En una segunda fase, la estrategia de ETA pasa por conseguir la separación de la República Francesa de tres territorios vasco franceses y su unión al País Vasco y Navarra para formar lo que llaman Euskal Herria. ETA pretende cambiar por la fuerza las fronteras de dos antiguos Estados europeos, Francia y España, para dar lugar a un nuevo país que no nunca antes ha tenido existencia como nación independiente.
Para conseguir ese objetivo, ETA tiene que vencer no sólo las resistencias de España y Francia, sino también el rechazo activo de una gran parte de la población del País Vasco y Navarra.

4. La estrategia terrorista contra la oposición política 
Para silenciar a esa población hostil a la independencia, ETA diseñó a mediados de los noventa una estrategia terrorista para atacar a los líderes políticos y sociales de esos ciudadanos y dejarles sin voz. Desde hace más de una década, ETA está utilizando una doble red de violencia para atacar a los cargos públicos no nacionalistas, a profesores universitarios, periodistas o intelectuales que son referentes públicos de esa parte de la población que se opone a la ruptura de lazos con España.
Por un lado, ETA utiliza grupos de guerrilla urbana o violencia callejera que recurren a los incendios, al empleo de artefactos caseros, a la destrucción de bienes y propiedades, a las amenazas y a las agresiones físicas contra concejales del PSOE o del Partido Popular, contra propiedades o negocios de sus familiares.
Estos grupos ejercen una violencia no letal, pero con un alto grado de intimidación contra los adversarios políticos. La segunda red de violencia utilizada es la protagonizada por las células armadas de ETA que, desde 1995, han asesinado o herido a numerosos representantes públicos de los dos partidos mencionados, así como a afiliados de base sin cargo alguno, a periodistas o personas que son líderes de opinión de la parte de la población vasca no nacionalista.
La violencia sectaria de ETA ha costado la vida a decenas de personas en los últimos trece años -la última de ellas el pasado 7 de marzo de 2008, en Mondragón, donde fue asesinado el ex concejal socialista Isaías Carrasco- y ha provocado la huida del País Vasco de muchas más personas para evitar ser objetivo de los atentados.
Miles de ciudadanos vascos han preferido irse a vivir a otras partes de España para evitar la amenaza terrorista. Se produce el caso paradójico de que varios cientos de miembros de la Policía Autónoma Vasca o Ertzaintza -el cuerpo policial creado al amparo del Estatuto de Autonomía de 1979- residen fuera del País Vasco para garantizar su propia seguridad personal y familiar.
Estos policías viven en comunidades limítrofes como Navarra, La Rioja, Burgos, Cantabria e, incluso, en territorio francés y se desplazan a diario desde su lugar de residencia a su puesto de trabajo en las comisarías de la Ertzaintza.
Esta amenaza generalizada ha provocado que cientos de cargos públicos y militantes de partidos no nacionalistas tengan que vivir bajo protección permanente de los agentes policiales, sin que puedan salir a la calle sin llevar escolta.
El País Vasco se ha convertido en un espacio que no tiene precedente en el mundo: es el único territorio en el que todos los miembros de la oposición tienen que vivir protegidos por la policía para evitar que un grupo insurgente los mate, mientras los miembros del partido que desde hace treinta años está en el 54 poder -el PNV- no tiene problemas de seguridad porque comparten con ETA las aspiraciones secesionistas. 

5. ETA es todavía una seria amenaza 
La organización ETA tiene sus órganos de dirección, sus arsenales y sus escondites en territorio francés. Durante mucho tiempo contó con la no beligerancia del Gobierno de París que toleró la presencia de ETA en su territorio a cambio de que el grupo terrorista no atacara en Francia ni alentará el nacionalismo en el País Vasco francés.
Eso le permitió a ETA contar con una retaguardia segura a apenas veinte kilómetros de San Sebastián donde no era perseguida por la policía y donde podía realizar toda clase de actividades organizativas sin ningún contratiempo.
En Francia ETA instruía a sus activistas, en Francia extorsionaba a los empresarios españoles, escondía a los miembros huidos de la justicia española, planificaba sus atentados y toda su actividad. Eso le ha permitido a ETA tener unas condiciones para sobrevivir y desarrollar sus actividades terroristas mejores que cualquier otro grupo similar en Europa.
Afortunadamente, la pasividad de las autoridades francesas fue cambiando con el tiempo y hoy la colaboración de París con Madrid en la lucha contra el terrorismo es satisfactoria. Ha sido esa colaboración la que ha permitido reducir la actividad de ETA, que descienda el número de atentados y asesinatos y que su funcionamiento sea mucho más difícil y con más limitaciones. A pesar de ello, ETA sigue representando una grave amenaza contra las personas tanto en el País Vasco como en el resto de España.
ETA es la primera fuente de vulneración de derechos fundamentales, desde el derecho a la vida hasta el de la libertad de expresión, de asociación política, de participación en la vida pública, etc. La actividad de ETA, además de los asesinatos, se ha caracterizado en los últimos trece años por la persecución sistemática de los adversarios políticos de manera que partidos como el PP o el PSOE tienen grandes dificultades para hacer política en el País Vasco.
Catorce miembros del PP y doce del Partido Socialista han sido asesinados por ETA. Además, ETA ejerce una amenaza permanente sobre los medios de comunicación que son críticos con el nacionalismo, lo que representa también una restricción importante en la libertad de expresión y de información. Son numerosos los periodistas y los directivos de empresas informativas que tienen que vivir también con protección policial. Dos periodistas vascos han sido asesinados por ETA, así como un ejecutivo de un medio de comunicación y varios más han sufrido atentados en los que han resultado heridos o sin daños