Píldoras Anti-Masonería

El blog CLAVIJO defiende los valores

de la Iglesia Católica y de España

amenazados por el proyecto masónico-luciferino

"Nuevo Orden Mundial"


e-mail: ClavijoEspana@gmail.com



jueves, 7 de enero de 2016

ESPAÑA: Borbones y MASONES. Mauricio Carlavilla y otras Fuentes (2055)

Familia de Carlos IV y María Luisa de Parma (Goya)

1 DE FEBRERO DE 2015

La Cruz de Borgoña es la Bandera de España, procede de la de San Andrés. En 1506 fue incluida en los escudos de armas y banderas del Imperio Español. La historia, iniciada con la guardia borgoñona de Felipe el Hermoso, Archiduque de Austria y Duque de Borgoña, acaba con Juan Carlos I
Escudo de Juan Carlos I
Escudo de Felipe VI
En 2014, la Cruz de Borgoña ha desaparecido del Escudo de armas de Felipe VI, así como de su estandarte y de los estandartes, banderas, banderines, guiones, pendones y confalones de las Fuerzas Armadas de España (Wikipedia).
¿Es Traición a España, a su Gloriosa Historia de Nación Católica, a los Tercios Españoles del Gran Capitán, a la Infantería Española y a todo el Ejército, eliminar la CRUZ de Borgoña? ¿Es Apostasía no mencionar el hecho religioso en los discursos de investidura y de Navidad?

BASTARDOS Y BORBONES
LOS HIJOS SECRETOS DE LA DINASTIA
(2012)
RESUMEN: A principios del siglo XIX, los cimientos de la dinastía se tambalean: María Luisa de Parma, esposa del rey Carlos IV, confiesa que el monarca no es el padre de ninguno de sus hijos. A partir de ese día, la bastardía será la tónicaen el lujurioso linaje de los Borbones: desde los numerosos amantes de la reina Isabel II, uno de los cuales fue el verdadero padre de Alfonso XII, hasta Alfonso XIII —conocido como el “rey de los bastardos”—, padre de numerosos hijos ilegítimos, entre ellos, posiblemente un célebre actor español que llegó a interpretarle en el cine, incluyendo a Juan Carlos I, que tampoco se libró de que le adjudicasen la paternidad de una hija ilegítima. Con ayuda de documentos inéditos rescatados de los archivos del Ministerio de Justicia, el Archivo Histórico Nacional y el Palacio Real, así como de valiosos testimonios de amigos y familiares, José María Zavala nos brinda en Bastardos y Borbones un inolvidable recorrido a través de las vidas de todos ellos y sus esperanzas de ser, al fin, reconocidos.« Muerto prematuramente Juan Balansó, Zavala es quizá el mayor conocedor de las interioridades de los Borbones».

LA MALDICION DE LOS BORBONES
(2007)
RESUMEN: Un fascinante libro de Historia lleno de historias sorprendentes. Desde el primer Borbón hasta el actual Príncipe de Asturias, este libro es una invitación a recorrer las pequeñas y grandes tragedias que han azotado a esta dinastía.Enfermedad, locura, voracidad sexual, endogamia... son sólo algunos de los estigmas que jalonan la crónica de los Borbones, repleta de contratiempos y escándalo.

Borbones y Masones
Josemaría Manrique
(29/12/2015)
SUMARIO
1. El libro de Mauricio Carlavilla
2. La Masonería
3. Biografía de Mauricio Carlavilla
4. Bibliografía de Mauricio Carlavilla
5. El conde de Montecristo español
6. La Masonería en España (I)
7. Se impone el Rito Escocés AA
8. Liberalismo y pérdida de Las Españas
9. La Masonería en España (II)
10. Militares Masones 
11. Actualidad Masónica
12. Fuentes citadas

1. El libro de Mauricio Caldavilla
El lector quizá se habrá visto sorprendido por las reiteradas menciones a la masonería a lo largo del libro de Mauricio Carlavilla tan poco habituales en esta época. Para explicarlas, y encuadrar adecuadamente las noticias y datos relativos a la misma, consideramos oportuno hacer un mínimo resumen que facilite unos elementales conocimientos sobre el tema, máxime cuando muchas veces son bastantes difíciles de encontrar reunidos y estructurados
Se pretende, sabiendo la dificultad de ello, dar una visión general, obligadamente esquemática, de los puntos más importantes de la secta, especialmente los relacionados con nuestra Patria. Lo enfocamos con los Borbones como hilo conductor y vertebrador para resaltar la importancia de la sociedad secreta (sociedades, en puridad, pues la masonería ha adoptado y toma en la actualidad muy diversas formas). Se ha realizado, fundamentalmente, en base al libro de Mauricio Carlavilla titulado Borbones masones, el cual fue secuestrado por el anterior Régimen, aunque se siguió pudiendo sacar ejemplares del almacén de la Editorial Acervo. También está muy basado en diversos trabajos del Padre Manuel Guerra.

2. Historia de la Masonería
`Oficialmente´ la masonería especulativa nació en Londres en 1717 (Gran Logia de Londres; la Gran Logia de Inglaterra fue fundada en York en 1705) y en 1723 las Constituciones de Anderson; el hijo del rey George II, Frederick, fue el primer masón de la casa real inglesa (1737). Desde 1721 todos los grandes maestros de la masonería inglesa han sido nobles o miembros de la familia real. En la de Londres, Enrique Duque de Cumberland (hermano del rey Jorge III) entre 1782/90 y el Príncipe de Gales (futuro Jorge IV) entre 1790/1813. En 1813 se fundieron las dos grandes logias, de la mano de sus respectivos Grandes Maestros, los duques de Sussex y de Kent, hijos ambos del rey Jorge III, en la Gran Logia Unida de Inglaterra, que pervive en la actualidad y de la que el duque de Sussex fue su primer Gran Maestro. Entre 1874/1901 el Príncipe de Gales Alberto (luego Eduardo VII) y le sucedió su hermano el duque de Connaught; Eduardo VIII también fue gran maestre en 1936; desde 1967 es Gran Maestro el Príncipe Edward, Duque de Kent 1. «El Príncipe de Gales -o su correspondiente- y el capellán eran los únicos miembros de la masonería operativa o profesional medievales, que no eran canteros cualificados. Posteriormente el rey o un miembro de la familia real (ahora el Duque de Kent) ha sido y es el Gran Maestro o Presidente de la Gran Logia Unida de Inglaterra (GLUI); un obispo o clérigo anglicano, su capellán» 2. 
Como dice el P. Guerra 3: «El anglicanismo ofrece el paradigma de esta concepción y situación. El soberano británico, además de rey/reina, es la cabeza de la comunidad eclesial anglicana y Gran Maestro o director supremo (algún familiar suyo, ahora el Duque de Kent) de la Gran Logia Unida de Inglaterra con sus 8.000 logias diseminadas por toda la Tierra, “de ellas, 179 en España (`Gran Logia de E.´), sin contar las de otras Obediencias o Potencias masónicas desvinculadas de la Gran Logia Unida de Inglaterra (especialmente por su importancia estadística e influjo las logias de la Gran Logia Simbólica Española, Gran Logia Femenina de España, etc) ”, red que puede ser utilizada como fuente de información e influjo al servicio del imperialismo anglosajón». 
Pero, aunque no reconocido oficialmente con grandes visos de credibilidad, numerosos Papas y tratadistas antimasónicos 4 ven sus orígenes en sociedades secretas judías con fines supremacistas y anticristianos, incluso desde el siglo I. En todo caso la relación entre la masonería especulativa, ciertos capitalistas judíos e Inglaterra/EE.UU. está bastante clara y probada. 
Francmasonería (`albañilería libre´): Grados, Secreto, Logias, Potencias, Obediencias, Ritos y ritos (según el P. Guerra) 
Jakin Boor escribió: «“¿Qué es, en síntesis, la masonería sino una secta secreta que asocia a grupos minoritarios de los países para lograr por el complot, la astucia y la protección extranjera, bajo una disciplina sin límites, apoderarse de la dirección y del mando de las naciones?” … “El papel que la Iglesia había desempeñado en la Edad Media en la sociedad pretende desde entonces ocuparlo la masonería … La implantación de la masonería en España coincide con su decadencia. La fundó en 1728 Felipe Wharton”» 5. J. Boor era el seudónimo de Generalísimo Francisco Franco
Las enciclopedias definen a la masonería como una asociación secreta cuyos miembros profesan principios de fraternidad mutua, se reconocen entre si por signos y emblemas especiales, y se dividen en grupos llamados logias. Más recientemente, la 23ª edición de la Real Academia de la Lengua (2009), bajo presiones masonas, la define como «asociación universalmente extendida, “originariamente secreta”, cuyos miembros forman una hermandad iniciática y jerárquica, organizada en logias, de ideología racionalista y carácter filantrópico». En realidad, la `secta´, como se la ha llamado, es una realidad no monolítica: incluso los documentos vaticanos hablan de `asociaciones masónicas´. Tratemos de ver, a continuación, lo que verdaderamente encierra todo lo anterior. 
En sus templos/logias (la sala de las `tenidas´ o reuniones) de las logias/talleres/grupos hay una piedra sin desbastar (`Piedra Bruta´) que simboliza a los profanos o no masones. En el mismo plano, al otro lado del altar, está la `Piedra Cúbica´ o ya tallada. La masonería, marcada por el antropocentrismo, aspira a transformar al profano en masón o `Piedra Cúbica´, o sea, en el Hombre Perfecto ideal, por medio de los ritos de iniciación y de la ayuda de los `hermanos´, como se llaman los masones entre sí. Suelen señalar cuatro elementos como los esenciales de la antropología masónica, es decir, del hombre modélico: libertad, tolerancia, fraternidad y trascendencia. Según la concepción antigua, todo lo terreno se compone de cuatro elementos: tierra, agua, fuego y aire, y lo astral o celeste, se componía de una `quinta essentia´, más sutil, el éter. La quintaesencia constitutiva del masón es el secreto iniciático, mientras que los cuatro elementos: libertad, tolerancia, fraternidad y trascendencia pueden ser compartidos también por los no masones. Porque lo secreto, como dice el Maestro Masón Antonio Palomo-Lamarca, `es la esencia misma de la masonería´ 6 por más que formalmente traten de disimularlo bajo forma de `discreción´. Los masones «están infiltrados en la sociedad española de forma secreta … ( y ) gracias a eso son más eficaces, porque no sabes quiénes son y si han dejado de serlo … los grupos financieros masones mueven los hilos del Mundo y dirigen hasta los Estados Unidos». 
La masonería es una religión, y no una mera especie de filosofía o escuela filosófica, en el sentido amplio de ser `un sistema de creencias, celebraciones y normas ético-morales´. A pesar de que muchos masones lo niegan, como ocurre con el secreto, muchos otros lo afirman, incluso desde su origen: las `Constituciones de Anderson´ de 1723 7 dicen que «(ahora) es más conveniente obligarles (a los súbditos de cualquier país) a la religión en la que todos están de acuerdo … nosotros pertenecemos a la religión universal arriba mencionada». Pero la masonería rinde culto a Lucifer, transformado en el `Principio del Bien´ enfrentado al `Principio del Mal´ (el Dios cristiano verdadero); según la fe cristiana Demonio/Satanás/Lucifer son términos sinónimos, mientras que la masonería y las sectas Lucifer y Satanás son seres distintos, `adorando´ la masonería a Lucifer; el ritual de iniciación en el grado 29º del REAA se dice: «Baphonet (encarnación de Lucifer, el `Portador de la Luz´, representado a veces por Prometeo), dios andrógino, penetra en el templo llevado por el Vigilante Primero y por el Segundo», arrodillándose a su paso los masones con la rodilla izquierda y pisando luego el iniciado una cruz. Un testigo de la reunión del Club Bilderberg en 2012 afirmó que allí había una imagen de Lucifer-Prometeo. A mediados del siglo pasado el religioso anglicano Walton Hannah destapó en un libro que en las logias se creía en Jabulón, acrónimo de Jahvé -Dios judío-, Baal -dios Cananeo- y On -por la antigua ciudad egipcia donde había un templo de adoración al Sol (Ra)-. Consecuentemente, algunas de las señas de identidad de la masonería son el relativismo, según el cual no hay verdad y bondad absoluta, el laicismo, que recluye lo religioso al foro de la conciencia individual y a dentro de los templos, y su oposición frontal a la Iglesia católica (aunque aparentemente está superado el enfrentamiento radicalizado, la lucha a cara descubierta, entre la masonería y la Iglesia, que hubo en tiempos pasados); también el naturalismo, o la eliminación de todo lo sobrenatural, y el método masónico, consistente en someter cualquier tema o cuestión a la libre discusión, de modo que la solución dependa de la capacidad dialéctica de los dialogantes o del parecer o voto de la mayoría. La masonería ha sido, tradicional y genéricamente, la promotora del divorcio, el control de la natalidad, la anticoncepción, el aborto, la eutanasia, la homosexualidad, etc. 
Según dijo el Gran Maestre del Gran Oriente de Francia en la IV Conferencia Internacional Masónica (Chile, 1958): «El marxismo y la masonería tienen el mismo ideal común de la felicidad mundial. Un masón puede aceptar por completo las concepciones filosóficas del marxismo. Ningún conflicto es posible entre los principios del marxismo y de la masonería» 8. 
En los países occidentales el paradigma o modelo religioso, especialmente el cristiano tradicional, está siendo sustituido por otro relativista, sincrético y laicista, o sea, masónico, y el catalizador de tal cambio es la masonería; hoy y tras 300 años de existencia, la masonería ha logrado formar y conformar la opinión pública mayoritaria. Estamos asistiendo al nacimiento de un nuevo periodo de la historia. Es el `Nuevo Orden Mundial´ (NOM), gestado especialmente en el seno de la masonería y llamado así ya en 1737 (20 años después de su fundación oficial en 1717) por Andrew M. Ramsay. El NOM supone la existencia de un solo gobierno, tribunal supremo, ejército, moneda, religión, ética, etc., en la `aldea global´ que es o será la Tierra. Los masones han sido y siguen siendo uno de los factores del NOM, probablemente el principal. 
- Los `Grados´ corresponden al nivel de conocimiento del `oficio´ alcanzado por el iniciado; son como peldaños en el camino de iniciación y ascenso hacia el vértice de la pirámide, es decir, de la perfección masónica. Los de un grado ignoran los de los siguientes (32 en el `Rito Escocés Antiguo y Aceptado -REAA-´, 89 en el Misraím/Egipcio, 91 en el Menfis/Oriental, etc). En el REAA, el más difundido, los tres primeros grados son llamados `Masonería Simbólica´ o `Azul´; del 4º grado al 18º corresponden a la `Masonería Roja´; del 19º al 30º son la `Masonería Negra´, recibiendo el 30º el rango de Caballero Kadosh; los Grados 31 al 33, llamados `Masonería Blanca´ o administrativos. Las logias de los grados del 4º al 33º forman la `masonería filosófica´, gestionada por el Supremo Consejo del Grado 33º (SCG33) bajo la dirección del Soberano Gran Comendador. Los SCG33 celebran una asamblea mundial cada cinco años. 
- El `Secreto Masónico´. Los masones solo suelen reconocer la existencia del `secreto iniciático´, el cual, por otra parte, puede conocerse porque se han publicado los manuales de iniciación de los diversos grados. Pero el secreto masónico es otra cosa; por ser una organización secreta suelen usar recursos para reconocerse (signos, gestos, alfabeto y palabras, nombre simbólico, aditamentos de vestuario), y hacen solemnes juramentos de mantener el silencio sobre los secretos de la masonería en cada grado, aceptando expresamente el castigo si lo quebrantan, <<que mi cabeza sea cortada, mi lengua arrancada de raíz y enterrada…>> (caso del grado 1º). 
-`Logia´ significa tanto el local/edificio (`templo´ en general) donde se reúnen los masones, como la propia reunión, o el conjunto de masones de un grupo/logia. Taller: designa el local de reunión de los tres primeros grados y al grupo de masones que trabajan en la logia. 
- `Logias Encubiertas´ 9. Se llaman así las logias cuya existencia es conocida solamente por los masones pertenecientes a las mismas y a los grados superiores (30º-33º); son muy secretas, aunque menos que las `fraternidades´. Sus miembros suelen ser personalidades del ámbito político, literario, militar, etc., que de esa forma infiltran la concepción masónica más fácil y eficazmente en su entorno socio-cultural. Las logias encubiertas son como la espina dorsal de la masonería por su influjo, tan eficaz como invisible, en el organismo socio-político, cultural y ético-moral. Todas las obediencias masónicas tienen logias encubiertas. 
- La masonería se compone de `Obediencias´ o `Potencias´, sus estructuras clave. En el léxico masónico Obediencia/Potencia es el conjunto de logias de los tres primeros grados (aprendiz, compañero, maestro), federadas, en número igual o superior a tres, bajo la misma autoridad suprema; por ejemplo el Gran Oriente de Francia (GOF) y la Gran Logia Unida de Inglaterra (GLUI), llamada así desde 1813 (antes Gran Logia de Londres, etc.), origen y cuna de la masonería moderna. 
- `Rito´, con mayúscula, es el sistema de textos y normas/ritos (con minúscula inicial: palabras o acciones de una ceremonia) conforme a los cuales se realizan las creencias de los distintos grados. Aunque hay muchos Ritos, muy pocos están extendidos por todo el mundo (Rito Escocés Antiguo y Aceptado, Rito Emulación, Rito York). En la masonería hay solo la formación `litúrgica´ o por medio de los Ritos, sin escuelas teológicas. Varias Obediencias puede practicar el mismo Rito; las logias de la misma Obediencia pueden seguir distinto Ritos. 
- Las llamadas `fraternidades masónicas´ son `logias´ de `hermanos´ (frater en latín) o masones de la misma profesión, de cualquier Obediencia y Rito, de la misma o diferente nación. Las Fraternidades profesionales o temáticas no son logias en puridad, aunque a veces se llamen así. 
- `Organizaciones Pantalla´ o `Masonería Invisible´. Son organizaciones sin relación visible con la masonería, pero totalmente dependientes de su pensamiento y directrices, cuyos directivos son, o masones generalmente no conocidos como tales o no masones, pero de docilidad muy probada al talante y proyectos masónicos. La táctica y el secreto masónicos impiden, o al menos dificultan en gran medida, conocer con certeza cuáles son estas organizaciones, sobre todo mientras están en funcionamiento y tienen influjo vivo. Ejemplos de ellas son: la antigua Institución Libre de Enseñanza y la actual Fundación Ferrer y Guardia, la Fundación Cives, la Asociación Española Europa Láica, el grupo PRISA, el Instituto de Estudios Políticos y Sociales, la Universidad Carlos III y su Instituto de Derechos Humanos `Bartolomé de las Casas´, el Club de Madrid para la Transición y Consolidación Democráticas, e incluso los Rotarios y Leones (Rotary Club Internacional y Lions Club Internacional; al menos en determinados casos), y los extranjeros la Sociedad de Peregrinos (Pilgrim´s Society), Grupos de La Tabla Redonda (Royal Institutte of International Affairs), el Royal Institute of International Affairs (RIIA) y su rama en EE.UU. llamada Council of Foreign Relations (CFR), la sociedad secreta Order Skull and Bones (`orden de la calavera y de los huesos´, grupo secretísimo vinculado a la universidad de Yale, EE.UU), la Sociedad Fabiana (SF), el Bilderbergroup o Club de Bilderberg (BG), la Trilateral, etc. Ricardo de la Cierva las denomina `organizaciones ocultas masónicas´ y las encuadra en `la Masonería Invisible´. 
Pero el poderío está en las de los grandes financieros. Y los agentes del `imperialismo económico´ tienen también la marca de la escuadra y el compás: los Rockefeller, Rothschild, Morgan, etc, marcados también por el sionismo radical. Son propietarios de bancos, de fundaciones y compañías financieras, de universidades, etc.; ejercen un influjo enorme y controlan la Reserva Federal de EE.UU., el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, el Bilderberggroup, la Trilateral, etc.

3. Biografía de Mauricio Carlavilla
Julián Mauricio Carlavilla del Barrio (1896 –1982)10, conocido por sus seudónimos de Mauricio Karl, Julián d’Arleville y Charles Borough, fue un policía español, ideólogo (`escritor político´) de opiniones antimasónicas y anticomunistas, y editor español que alcanzó gran notoriedad a partir de 1932, tras publicar El comunismo en España, libro que describe, con información de primera mano, el estado de la penetración soviética en España. 
Casi desde sus primeros pasos en la Policía se le destinó a servicios muy especiales de infiltración en la masonería y el comunismo. Él mismo reconoce, en retazos autobiográficos, «que entró en contacto con masón de alto grado y muy enterado desde 1918, informante a su pesar». Relata también que Toribio del Barrio, un hermano de su abuelo, echó a suertes con el Cura Merino 11, masones ambos, quién iba a atentar contra Isabel II, fallando por poco el sacerdote-masón. Antes de Segunda República, fué requerido personalmente por el diputado Juan Simeón Vidarte, el que luego formará parte del comité organizador de la Revolución de Octubre y quien entonces se le presentó como `Delegado de la Masonería´, para lograr que organizara el asesinato del Rey Alfonso XIII y de don Miguel Primo de Rivera, pues estaba tan bien infiltrado en la secta que contaban con él como `hermano´ de toda confianza.
Cuando el General Mola fue nombrado Director General de Seguridad encargó a Carlavilla que se infiltrara y elaborara un informe sobre el marxismo en España, lo que fue la base de su primer libro, El comunismo en España ya mencionado).
Expulsado de la Policía por el Frente Popular, antes de la guerra dirigió una especie de Frente Anticomunista en Barcelona; también publicó una revista de ese carácter. Colaboró con el Bando Nacional durante la contienda, conociéndose solo que participó en el intento de liberación de José Antonio. Tras la guerra reingresó en la policía y, finalizada la contienda mundial, pidió la excedencia y se dedicó a viajar como turista, supuestamente, aunque en Portugal parece ser que sufrió un conato de atentado. Reincorporado a la policía, llegó a Comisario, estando destinado en Barcelona, donde impartió clases y conferencias sobre la masonería, judaísmo y comunismo, colaborando con el Padre Alba (quien heredó su archivo) y su Unión Seglar de San Antonio María Claret. 
Continuó su labor de escritor con la de editor, siendo NOS y ACERVO obra suya.

4. Bibliografía de Mauricio Carlavilla 
  1. El Enemigo: Marxismo. Anarquismo. Masonería. Mauricio Karl. Imp. Sáez Hermanos, Madrid, 1934 
  2. Asesinos de España: Marxismo, anarquismo, masonería, (2ª parte de El Enemigo). Mauricio Karl. Madrid, Edición Bergua, 1935. 
  3. Asesinos de España: Marxismo, anarquismo, masonería (edición especial y resumida de sus obras anteriores). Ediciones Hispanismo ¿1935? 
  4. En torno al XIX Congreso del Partido Comunista de la U.R.S.S. Mauricio Carlavilla (editado por un `centro oficial´ para personalidades). 
  5. España y Anti-España: En perspectiva de acontecimientos decisivos. Por Mauricio Karl y R. Blanco y Caro. Madrid, 1936. 
  6. Técnica del Komintern en España, 1937. 
  7. Sodomitas. Mauricio Carlavilla del Barrio. Editorial Nos, Madrid, 1956. 
  8. Masonería española, sobre Miguel Morayta y Sagrario, 1956. 
  9. Satanismo. Ed. Nos (1957). 
  10. Anti-España 1959: autores, cómplices y encubridores del comunismo, 1959. 
  11. Protocolos de los Sabios de Sión (edición anotada y comentada). Charles Borouhg, editorial NOS (era de Mauricio), Madrid, 1963. 
  12. El rey; radiografía del reinado de Alfonso XIII. NOS, Madrid – 1956. 
  13. Borbones masones. Editorial Acervo, Barcelona, 1967. 
  14. Malenkov - Biografia Politica y Psicosexual, Editorial Nos, 1954. 
  15. Tradujo un libro, publicado bajo el seudónimo José Landowsky, titulado Sinfonía en rojo mayor (The Red Symphony: X-Ray of Revolution) sobre el interrogatorio de Christian Rakovski en 1938, durante la Gran Purga. 
  16. Guerra, Sobre lo que sabe el FBI y la Inteligencia Militar Americana sobre cuando estallará, Editorial Nos, 1953. 
  17. Pearl Harbour, Traición de Roosevelt, 1954. 
  18. Yo Escogí la Esclavitud -Vida y Muerte en la U.R.S.S.- (sobre Valentín González), Ediciones Maracay, 1957. 
  19. Correspondencia Secreta (sobre Francisco Largo Caballero). Nos, Madrid, 1961. 
  20. Yo y Moscú (sobre Indalecio Prieto). Editorial Nos, 1960. 
  21. Kruschev, con David Rosenberg. NOS, 1958. 
Carlavilla, por supuesto, ha sido borrado por la «cultura oficial» de nuestros días, aunque, como se ha visto, conocía muy bien, de primera mano y mediante sus investigaciones, los temas sobre los que escribía. Y eso incluso después de que el tiempo ha demostrado que era analista nada despreciable: en1931 vaticinó que la República acabaría en experimento comunista y en guerra civil, previendo que Asturias podría ser un foco de rebelión armada; aventuró que España no entraría en la 2ª Guerra Mundial al lado de Alemania, y así fue en definitiva (División Azul y otros episodios aparte); en 1946 escribió que el ataque de Pearl Harbour y la declaración de guerra a Japón no fue mero ataque nipón, como hoy parece confirmarse; y en los años sesenta denunció el desmoronamiento del Régimen y la infiltración por parte de sus enemigos tradicionales, aventurando que el Régimen no caería por mano de elementos extraños al mismo sino desde dentro.
Una vez que hemos descrito al personaje, diremos que Carlavilla sostiene en la obra que nos sirve de base (Pag. 17) que:
«En cuanto a las Historias de España, salvo la del catedrático y Gran Maestre Morayta, todas ellas, con un rigor y con una unanimidad asombrosos, `ignoran´, cual si no hubiese jamás existido ni existiese, la masonería. Para todos los historiadores, la Orden masónica no existe, carece de la menor gravitación, en el acontecer histórico. No es factor de Historia. No ya un factor importante, como es denunciado por la obediencia de reyes, jefes de Estado, ministros, a la masonería; sino que no es ni siquiera un factor leve, intrascendente, anecdótico; en una palabra, para la historiografía nacional, la masonería es `nada´ …».
Y si eso era fundamentalmente cierto en 1967, en nuestros días lo es absolutamente. Salvo algunas magníficas monografías, como las, el Padre Manuel Guerra y Ricardo de la Cierva, apenas si nadie se atreve, o considera oportuno, ahondar en las raíces profundas de nuestra historia. Como mucho, además, se profundiza en terrenos ya hollados por otros y, preferiblemente, alejados en el tiempo; o incluso se hacen unas revisiones que pretenden reducir el influjo de la Secta, como parece apuntarse en los, por otra parte, valiosísimos trabajos de María Dolores Gómez Molleda (teresiana), o es claramente perceptible en el jesuita criptomasón Ferrer Benimelli (su nombre iniciático en el Gran Oriente de Francia es, o al menos era hace pocos años, «Danubio `Azul´») y otros 12; curiosamente, estos revisionistas o enaltecedores, en muchas ocasiones surgen de las filas de una Iglesia que ha pasado de las duras y claras condenas de los Papas Clemente XII, Benedicto XIV, Pío VII, León XII, Pío VIII, Gregorio XVI, Pío IX (que había sido el masón `Mucio Escévola´ 13) y León XIII (quien denomina `Sinagoga de Satanás´ a la masonería), a no mentar a la Masonería, ni al Comunismo, en su Código de Derecho Canónico (1983; aunque el día anterior a su promulgación la Congregación para la Doctrina de la Fe publicara una `Declaración sobre las asociaciones masónicas´, condenándolas).
Gran parte de los fundamentos de Carlavilla están tomados la obra Masonería española: páginas de su historia - Memoria leída en la Asamblea del Grande Oriente Español de 1915 por el Gran Maestre Miguel Morayta. Miguel Morayta y Sagrario (1834 - 1917) fue un político republicano español (Secretario General del Ministerio de Estado), periodista, catedrático de historia y, principalmente, Gran Comendador del Supremo Consejo del Grado 33. Su nombre simbólico fue `Pizarro´, era judío, republicano federal iberista, anticlerical, cómplice del secesionismo filipino, y en 1889 logró unir el Gran Oriente de España, o Grande Oriente de España (GOdE, de 1780; basada en la Gran Logia que el Conde de Aranda, gran amigo de Voltaire, fundó 1760, aunque comúnmente no se acepte) y el Gran Oriente Nacional de España (GONE) , instituido el 27-XI-1809 por el rey de España José I Bonaparte, `Pepe Botella´, que había sido Gran Maestro del Gran Oriente de Francia en 1804) en el Gran Oriente Español (GOE), bajo la tutela del Gran Oriente de Francia (GOF), siendo su primer Gran Maestre de 1889 a 1901 y de 1906 hasta su muerte. Es decir, Morayta era una gran autoridad en el tema.
Por otra parte, hay que considerar, al menos, la existencia de la masonería de dependencia inglesa, concretamente de la Gran Logia Unida de Inglaterra (GLUI, nacida en 1813 por la unión de las Grandes Logias de Londres, de 1717, y de York 14), de la que se desgajó la francesa. La Gran Logia de España (GLE) fue la principal obediencia masónica española en número de miembros y logias. Como dice el P. Guerra 15: 
«El anglicanismo ofrece el paradigma de esta concepción y situación. El rey británico, además de rey o la reina, es la cabeza de la comunidad eclesial anglicana y (el rey o algún familiar suyo, ahora el Duque de Kent) Gran Maestro o director supremo de la Gran Logia Unida de Inglaterra con sus 750.000 miembros diseminadas en unas 8.000 logias por toda la Tierra en 1995, “de ellas, 179 en España (Gran Logia de España, sin contar las de otras Obediencias o Potencias masónicas desvinculadas de la Gran Logia Unida de Inglaterra, especialmente por su importancia estadística e influjo las logias de la Gran Logia Simbólica Española, Gran Logia Femenina de España, etc)”, red que puede ser utilizada como fuente de información e influjo al servicio del imperialismo anglosajón».
El Gran Oriente Español (GOE) fue la rama masónica más importante en España hasta el final de la Guerra de Liberación, tanto numéricamente como por su influencia: de 470 diputados de las Cortes Constituyentes en 1931, al menos 167 eran masones (Benimelli habla de 183) 16, es decir, sin contar los `encubiertos, durmientes e irradiados/expulsados´, y de ellos 135 del Gran Oriente; en conjunto, casi un tercio de la Cámara actuando al unísono como `fraternidad masónica´ sujeta a juramento personal masónico que comprometía a seguir las consignas e indicaciones de los directivos 17. Legalizado el GOE en julio de 1979 por una sentencia del Tribunal Supremo, a pesar de que el artículo 22 de la Constitución prohíbe las asociaciones secretas, en marzo del 2001, tras diversas vicisitudes 18, se `fusionó´ con la Gran Logia de España (GLE), absorbido, asombrosamente, por la Obediencia masónica filosajona tradicionalmente adversaria suya y menos influyente.
Tras este panorama genérico relativo a las organizaciones masónicas españolas y a su influencia en la Historia de España (véase el cuadro ampliatorio adjunto), y centrándonos de nuevo en Carlavilla, vamos a esbozar un resumen histórico de los principales masones españoles, comenzando por los que Morayta, el Gran Maestre y Catedrático de Historia de España, reconoció como tales en 1915. Pero hay que dejar constancia de que se puede decir de los que él nombra, parafraseando el dicho, que «son todos los que están, pero no están todos los que son», porque Morayta no pretendió dar la lista exhaustiva, tanto porque su relato no pretendía ser `universal´, como porque parte del reinado de Carlos III y no menciona a ningún masón vivo; es decir, más o menos, desde 1760 a 1898. Estamos, por lo tanto, ante una visión cierta pero muy parcial, la cual completaremos con otras fuentes.
A continuación indicamos los masones que son citados explícitamente por Morayta y entre paréntesis el número de la página en que lo hace en su libro:
- Reyes: José Bonaparte (31). No cita como masón, ni como rey, a Amadeo de Saboya, que lo era y sobradamente conocido; ni, naturalmente, a ningún otro rey de España, aunque da datos para incluirlos. 
- Infantes: Francisco de Paula Borbón (139, Gran Maestre), Enrique de Borbón (181, 139), Isabel de Borbón de Go­rowsky (139), Duque de Montpensier (214). 
- Regentes: Baldomero Espartero (19). No cita como masón al General Serrano, Duque de la Torre, el otro Regente y que era reconocido masón. 
- Presidentes de República: Castelar (212), Figueras y Pí Margall (213); los dos últimos carbonarios. 
- Jefes de Gobierno: Conde de Aranda, Gran Maestre (11); José de Azanza, Gran Maestre (23); Agustín Argüelles, Gran Maestre (63); Javier Instúriz (181); Mendizábal (181); Evaristo San Mi­guel (216); Martínez de la Rosa (148); Duque de Rivas (152); Joaquín Mª. López (155); Conde de Toreno (l59); José Mª Calatrava, Gran Maestre (185); José Malcampo (212); Ruiz Zorrilla, Gran Maestre (212); Cristino Marros (213); Sagasta, Gran Maestre (212); Moret (213). 
- Ministros: Macanaz (l3), Luis de Urquijo (115), Conde Cabarrús (16), O'Farrill (16), Sebastián Piñuela y Gaspar de Jove­llanos (25), Garay (27), Quintana (27), Calvo de Rozas (27), Lozano Torres (53), Alcalá Galiano (64), A. Flores Estrada (64), A. Gómez Becerra (112), Calvo de Rozas (112), J. Ál­varez Guerra (112), J. M. Calatrava (112), A. Cano Ma­nuel (112), Chao (112), S. Manzanares (120), Suria (148), Imaz (148), Vadillo (148), Burgos (163), Valdés (163), Ál­varez Guerra (163), Álava (163), González Bravo (69), Mar­tín de los Heros (172), Conde de Almodóvar (172), Romero Ortiz (173), A. González (181), Méndez Vigo (182), Moyano (182), J. Landero (185), J. R. Rodil (185), A. Gª. Gamba (185) Carvajal y Hue (213), Maisonave (213), Sorni (213), J. Oreiro (213), V. Balaguer (213), J. Basols (213), E. Ga­míndez (213), J. Pieltain (213), R. Nouvilas (213), P. Man­doz (214), G. Núñez de Arce (214), S. Olózaga (214), V. Ro­mero Girón (214).
- Generales y Almirantes: Espoz y Mina (156), Porlier (57), Van Halen (58), O’Donju (58), López Pintos (58), Torrijos (58), F. Miláns (58), L. Lacy (58), Arco Aguero (60), Zorraquín (60), P. Domínguez (60), F. Infante (60), E. Odonell (63), R. Riego (71), A. Quiroga (71), Canterac (107), Valdés (107), Carra­talá (107), Ferraz (107), Bedoya (l07), Landazury (107), Vigil (107), Gª Camba (107), Pardo Antero (107), Cacho (107), J. Zayas (112), Morillo (J14), Moreda (114), Álava (148), C. Cardero (158), Basa (168), Cleonard (169), Sorioz (169), López Baños (172), Sancho (172), Grases (172), L. Pintos (172), Valdés (172), Espinosa (172), O’Dali (172), Narváez (182), Zurbano (191), Orea (191), Miláns del Bosch (191), S. Miguel (191), Evaristo San Miguel (191), Espar­tero (191), Dulce (191), Linaje (205), Pierrad (209), Morio­nes (209), Contreras (209), J. Peralta (212), J. T. Ametller (213), Rosell (214), Carmona (214), Lagunero (2(5), Palacios (215), Alamines (2J 5), A. Escalante (215). 
- Aristócratas (excluidos los que figuran antes por sus cargos): Marqués de Campo Alanje (16), Conde de Tilly (19), Conde de Almodóvar (21), Marqués de Cabriñana (111), Marqués de Cerralbo (I l l), Marqués de Almansa (111), Marqués de Tolosa (111), Conde Gorowsky (139), Condesa de Chinchón (139), Conde de las Navas (155), Marqués de Seoane (155), Marqués de Albaida (213), Marqués de Mon­temar (214), Marqués de Santa Marta (214). 
Esta visión se completa con las frases que el mismo Morayta escribe y no ningún sectario antimasón: «La historia de los años 1820 a 1823, vino así a ser la Historia de las Sociedades Secretas, y concretamente la Historia de la masonería, de la cual salieron casi to­das. (12) … La Revolución de 1820 fue la Revolución de la masonería, la nuestra … (13). La masonería, llevada a las Américas por Inglaterra y los Estados Unidos, se pro­pagó considerablemente protegida por la Revolución de las Cabezas (14) ».
La revolución que menciona es la de Riego, la de las Cabezas de San Juan, la del Trienio Liberal.
Pero Morayta interesadamente olvida, y Carlavilla nos recuerda, que antes del Conde de Aranda, iniciado en Francia y auspiciado por Carlos III, Fernando VI estuvo en manos de otros ministros y favoritos masones de obediencia e incluso ascendencia inglesa, como el Duque de Alba, Carbajal Montezuma y Lancaster (judeo-inglés), y Wall (irlandés al servicio de Inglaterra), manejados por el embajador británico Benjamín Keene, como se recoge por historiadores extranjeros 19. Domenico Cattaneo, el ayo del tercer hijo de Carlos III, Fernando, el príncipe de San Nicandro, fue reconocido masón 20.
Como decíamos, Morayta da datos para afirmar que Fernando VII y Alfonso XII fueron masones, además de los Infantes Francisco de Paula y Francisco de Asís. 
F. VII, (a) `El Deseado´ y `El Narizotas´, ateo o muy indiferente en materia religiosa, y sin ningún principio a la hora de conservar el poder, fue iniciado en Valencey por Van Hallen, durante su etapa de forzado huésped de Napoleón 21; Carlavilla refuerza los datos anteriores con las consideraciones de que, dado que Fernando VII tiene merecidísima mala fama, la masonería no quiere cargar con él y se refugia en sus periodos de persecución a la misma, pero son hechos ciertos que fue apoyado por ella para retomar el poder (tras el Motín de Aranjuez -1808-, a la vuelta de Francia -1814-, y en 1823), que el Gran Oriente era empleado de palacio (¿el Jefe de Farmacia?), que su primer ministro Zea (ó Cea) Bermúdez fue masón (1824/25) 22, así como otros muchos ministros, y que suprimió las `Comisiones Militares´ que purgaban a los masones militares, entre otros. También se dio «la extraña circunstancia, ridícula y surrealista, de dictar Fernando VII furibundos bandos en todas las ciudades, villas y lugares de España, exigiendo la denuncia de masones, carbonarios y comuneros locales, mientras que el mismo rey sentaba a su mesa al mismísimo Gran Maestre de esos masones» 23, su hermano Francisco de Paula.

5. El conde de Montecristo español 
(el gran secreto de los Borbones) 
Puesto que de los masones de la dinastía borbónica estamos hablando, creemos adecuado traer aquí lo que escribió José María Zavala 24 respecto a su continuidad y legitimidad, entre otras cosas porque la moralidad que generalmente refleja puede explicar también la inclinación a una sociedad secreta tan anticristiana como la masonería: 
« … El Conde de Montecristo español (fue) nada menos que el confesor de la reina María Luisa de Parma, la cual en el mismo lecho de muerte desveló a fray Juan de Almaraz el mayor secreto de su vida: que “ninguno, ninguno” (se repite en el original del legajo que exhumé del Archivo del Ministerio de Justicia para mi libro Bastardos y Borbones, Plaza y Janés) de sus catorce hijos lo era del rey Carlos IV. 
Extremo que de ser cierto, como aseguraba el clérigo bajo juramento in verbum sacerdotis, situaría la bastardía de los Borbones mucho antes, en Carlos IV concretamente, y no en Alfonso XII, cuyo padre ya sabemos que fue el comandante de Ingenieros valenciano Enrique Puigmoltó y Mayans. 
Fernando VII ordenó el encierro del confesor de su madre (tras secuestrarlo en Roma) por razones obvias durante quince interminables años en una miserable mazmorra del castillo de Peñíscola, en Castellón, basándose únicamente en el poder absoluto de un rey. Esto es, sin juicio previo. ¿Qué habría sucedido de saberse entonces tan comprometedor secreto? 
Los Borbones de España forman una convulsa dinastía expulsada cuatro veces del trono en menos de ciento cincuenta años, cuyos titulares han abdicado en nueve ocasiones, desde Felipe V en su hijo Luis I, hasta Juan Carlos I más recientemente en su hijo Felipe VI. Y entre estas dos abdicaciones se han producido siete más: la de Carlos IV en Fernando VII, Fernando VII en Carlos IV, Carlos IV en Napoleón Bonaparte, Carlos IV de nuevo en Fernando VII, Isabel II en Alfonso XII, Alfonso XIII en don Juan de Borbón y don Juan en su hijo Juan Carlos I, año y medio después de que éste ocupase el trono». 
Maria Luisa dejó a Godoy como único heredero en su en su testamento. 
En puridad, los borbones en España se extinguieron al morir Carlos IV en Roma el 20 de enero de 1819. 
El Infante Francisco de Paula Borbón, hermano menor de F.VII y bastardo de la Reina María Luisa y de Godoy, con quien guardaba gran parecido, fue masón desde 1820, seguramente impulsado por su mujer, la intrigante Luisa Carlota de Borbón-Dos Sicilias. Morayta lo confirma: «Doña Carlota, nacida en Nápoles, donde la Reina Carolina enseñó a las mujeres a huir de todo género de fanatismos, mostrose siempre inclinada a los liberales. Su esposo, el Infante don Francisco, había sido iniciado en la Masonería, que llegó a depositar en él el gran mallete (martillo), símbolo de la Gran Maestría» 25. Adoptó el nombre simbólico de `Dracón´. En 1824/5 fue nombrado Gran Maestre 26 (trás Azanza, Argüelles y Riego -el de la sublevación-) y en 1829 unificó, por primera vez, la masonería Española (el Gran Oriente Nacional de España -1780/Aranda- y el Gran Oriente de las Españas -1809/Murat-) bajo su `Gran Maestría´. También durante el periodo de 1844 a 1848 fue Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo de España. Fue excomulgado por el Papa Pío IX. Pertenecieron también a la secta su esposa Carlota, la que arrancó al moribundo F.VII la abolición de la Ley Sálica en 1832, origen de las guerras carlistas; sus hijos Francisco de Asís, 2º Duque de Cádiz, y Enrique, Duque de Sevilla; y sus yernos, el Conde de Gurowski (marido de Isabel Fernanda) y José Güel (Josefina Fernanda).
Recordemos que el masón Martínez de la Rosa confesó, de su puño y letra, en lecho de muerte, que la quema de conventos y matanza de frailes de 1834, cuando él era el Jefe de Gobierno, fue obra de la masonería.
María Cristina de Borbón-Dos Sicilias, la viuda de F.VII, de quien era también sobrina, tuvo cinco hijos con Fernando de Muñoz. Fue expulsada de España en 1840 a pesar de haber decretado la amnistía a los masones en 1833. 
Isabel II no fue masona, pero fue fácil instrumento de dicha sociedad, representada por el Regente (Espartero), los tutores Agustín Argüelles (ex Gran Maestre) y Salustiano Olózaga (quien, según Ricardo de la Cierva, fue «el gran garañón, que se encargó de desflorarla y de iniciarla en las lides del amor»; lo mismo opinó César Vidal), Quintana, Martín de los Heros y el General Serrano. Trás la Primera Guerra Carlista y la Regencia de su madre, Isabel fue declarada mayor de edad con 13 años y reina a todos los efectos (1843). Con 16 años, ya corrompida, el Gobierno, impelido por Inglaterra y Francia, arregló su matrimonio, contra su deseo, con su primo hermano el Infante Francisco de Asís de Borbón, hijo del Infante Francisco de Paula; en paralelo, su hermana se casó con el hijo de Luis Felipe I, rey de Francia: Antonio de Orleans, Conde de Montpensier. Francisco de Asís era un amanerado bisexual, lo que dio pie a los numerosísimos amantes de Isabel, no obstante lo cual fueron suyos algunos de los 12 hijos que tuvo el matrimonio, incluidos dos abortos, llegando a la edad adulta solo cinco. Pues bien, el homosexual rey consorte Francisco de Asís fue masón y tuvo grandes ansias de poder, maniobrando siempre a favor de la izquierda revolucionaria, siendo en 1854 Venerable (presidente) de Honor de una logia establecida en Palacio presidida por el General San Miguel; su hermano Enrique, también educado en Francia, fue así mismo masón
La `Revolución de Septiembre´, o `La Gloriosa´ que, en 1868, destronó a Isabel II, fue dirigida por la masonería: Prim, Serrano, Ruiz Zorrilla y fueron sus impulsores. Uno de los financiadores de la revolución fue el Infante Antonio de Orleans, Duque de Montpensier, también masón 27, quien aspiraba al trono y que entonces era Capitán General del Ejército Español. En 1870 el Duque de Montpensier mató en duelo al también Infante Enrique Borbón, su primo y rival. El Duque de Montpensier y el Regente, el General Serrano, fueron los cerebros e instigadores del asesinato del General Prim 28, siendo masones tanto los autores como la víctima. Montpensier fue el padre de la primera mujer de Alfonso XII, María de las Mercedes de Orleans y Borbón.
Dió paso al reinado de Amadeo de Saboya (1870-73), masón él, repetimos.
La Restauración (1874), en la persona de Alfonso XII, no fue en puridad un acto contra la República sino contra el Carlismo. La masonería fue partidaria de la misma. El propio General Pavía lo dijo en su discurso de en el Congreso el 17 de marzo de 1875, pues veía inmediato el triunfo de Carlos VII ante la descomposición del sistema liberal republicano 29.
A.XII, hijo del Capitán de Ingenieros Enrique Puigmoltó 30 con casi total seguridad, se educó en la inglesa Academia Militar de Sandhurst y murió sin sacramentos, como su abuelo F.VII. Cardevilla 31 recoge el testimonio que se dio en un juicio público en Castellón, el 11 de septiembre de 1889 32, en el que dos altos masones acusadores reconocieron que «han sido masones recientemente dos reyes de España», por lo que, descartando Amadeo, tienen que ser F.VII y A.XII. En el mismo juicio los sacerdotes acusados aportaron el testimonio, que consiguieron «en Alcazarquivir, año 1926, de un masón llamado Antonio Balboa, residente en aquella ciudad marroquí y natural de Sevilla … (quien) dijo textualmente: “mi padre asistió en Sevilla muchas veces a `tenidas´ en las que tomaron parte Alfonso XII y su suegro Montpensier”»; este Balboa fue secretario particular del Ministro de la República Diego Martínez Barrios, Gran Maestre de la masonería.
Su viuda, María Cristina de Habsburgo-Lorena (o de Austria), fue acusada de ser de la secta, concretamente por el carlista Padre José Corbató Chillida (1862-1913) en su libro León XIII, los carlistas y la monarquía liberal, lo que le acarreó un proceso y produjo incluso debates en las Cortes en 1894, dando pie a un famoso discurso de Práxedes Mateo-Sagasta, entonces Presidente del Consejo de Ministros, eludiendo pronunciarse sobre el fondo del tema y sobre si era delito de injuria o calumnia atribuir a la Reina su pertenencia al a orden.

6. La Masonería en España (I)
Comienzos ingleses e implantación francesa. Ya se ha dicho que la primera logia en España la creó el inglés Felipe Wharton en 1728. La segunda nació un año después y precisamente en el Peñón de Gibraltar. 
En honor a la verdad hay que decir que pronto surgió también la `masonería francesa´. Carlos III se rodeó de masones (a pesar de estar ya condenados por Benedicto XIV desde 1751) y expulsó a los jesuitas la noche del 31 de marzo al 1º de abril de 1767, aniversario del edicto de expulsión de los judíos, de lo que siempre se ha vanagloriado la masonería; fue decretada por el Conde de Aranda; en su reinado se abrieron unas 200 logias. A esta corriente masónica afrancesada se unieron posteriormente muchos militares españoles procedentes de Brest, y los que se enrolaron en la sociedad dirigida por José Bonaparte, llegándose en poco tiempo a acuñar la identidad de que militar era sinónimo de liberal y masón 33. 
El canonista, jurisconsulto e historiador español Vicente de la Fuente (1817-1889) afirmó que en 1799 «la tercera parte del Episcopado español» estaba bajo el control de francmasones y jansenistas 34. También el `Iluminismo´ y otras sectas afines se habían infiltrado en sectores influyentes españoles. 
7. Se impone el Rito Escocés AA 
En febrero de 1804, reinando Carlos IV, la mayoría de las logias españolas quedaron vinculadas al rito `Escocés Antiguo y Aceptado´ (REAA), creado en 1801 en Charleston (Carolina del Sur; algunos autores dicen que en 1797) por un banquero francés, judío y más que seguramente sefardita, llamado Esteban Morín; este sefardita francés había llevado a América el Rito de Perfección/Heredom de 25 grados (compuesto en París, en 1758, por el Consejo de Emperadores de Oriente y Occidente, y derivado del primer Rito Escocés Filosófico); acompañaron a Morín en la fundación otros cinco banqueros, todos ellos de origen hispanoportugués aunque ya nacionalizados holandeses y radicados en Nueva York para esas fechas: Juan Mitchel, Federico Dalco, Emilio de la Motta, Abraham Alexander e Isaac Auld. En EE.UU. el judío J. Adams había sido elegido Presidente en 1797 y el también judío J. Jefferson es elegido Presidente aquel mismo 1801, un año antes de que nazca el Supremo Consejo de Charleston (33 grados), integrado por los cinco judíos citados, ampliados luego a 12, apoyados por el Conde de Grasse-Tilly como Delegado General del Supremo Consejo. Francisco Augusto de Grasse-Tilly, era hijo del Almirante de Grasse, quien participó en la guerra de independencia de EE.UU. 
Hay que dejar constancia de que los propios masones no se ponen de acuerdo en el origen del nuevo rito, llegando a decir Ragón, Orfdox y Vasal, contemporáneos de Grasse-Tilly, que éste fue su fundador, y el Diccionario Enciclopédico de la Masonería, de Frau Abrines y Arus Arderiu, afirma que en 1804 creó la Gran Logia General Escocesa de Francia del Rito Antiguo y Aceptado, de la que fueron proclamados Grandes Maestros el príncipe Luis Napoleón y el propio Conde de Grasse Tilly. 
En todo caso, el 21 de febrero de 1804 Morín escribió a Grasse-Tilly, quien tenía un hermano general del Ejército español: «la necesidad de que todas ellas (las potencias masónicas) reciban su inspiración de un centro común, establecido en un país donde no sean fáciles las reacciones ni dependa la libertad de sus habitantes de la despótica voluntad de un tirano, a su vez sometido a la avasalladora influencia de un clericalismo intolerante … de aquí el que hayamos señalado a España como uno de los puntos en donde es más necesaria que en otro alguno dirección única á que nos venimos refiriendo, por ser aquel país el último baluarte donde se han parapetado el fanatismo, la ignorancia y la superstición» 35. El rito REAA, verdaderamente americano aunque de origen francés, difundido a través del Conde Grasse-Tilly, por un lado, y el dinero judeo-sajón de Benoltas (Gibraltar-Cádiz) por otra parte, se enseñoreó pronto de España. 
Durante la Guerra de la Independencia los masones denominados `afrancesados´ redactaron en Bayona una Constitución para la España de José I, mientras en Cádiz el Congreso, en gran medida masónico, bajo el patrocinio del Gran Oriente Inglés, elaboró otra igualmente masónica, la de los `liberales-patriotas´ de 1812. Acabada la Guerra, y más tras el paréntesis de `afrancesamiento´, la corriente dominante fue la británica, o, más acertadamente, sajona. Todo hace pensar que el peso de las fuerzas de la modernidad o de la revolución, como se quiera llamarlas, se desplazó de Europa a América, dando origen a una nación cuya Declaración de Independencia (1766, diseñada y firmada por nueve masones 36) incluye lo que podríamos denominar «Derechos del Hombre» en su preámbulo, y cuya Constitución (1787) tiene su origen en «El Pueblo» y establece una «República Federal Democrática Representativa y Popular» en clara muestra de la rebeldía a todo el ordenamiento cristiano anterior. La masónica Revolución Francesa (1789) y la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano (1799; conocida como «La Tabla de los Derechos Humanos», en analogía Decálogo entregado por Dios a Moisés) consagrarán estos impulsos. 
Conviene recordar que Albert Pike, considerado como el estratega de la masonería (en Moral y Dogma describe cómo la masonería diseñó y dirigió en secreto la Revolución Francesa y en sus célebres cartas a Mazzini predice tres guerras mundiales), en 1859 fue Soberano Gran Comendador de este rito. 
8. Liberalismo y pérdida de Las Españas 
Con relación a las sublevaciones de los virreinatos americanos, y por no abusar de las palabras de Menéndez Pelayo, Ricardo de la Cierva y tantos otros 37, citemos solo dos testimonios masónicos. Según el citado investigador gibraltareño Keith Sheriff, «la masonería llegó a España por los puertos de Cádiz y Gibraltar, fueron comerciantes y marinos los que la trajeron, extendiéndose luego por los del Mediterráneo y después por los atlánticos para cruzar a la otra orilla». Y en la revista masónica Latomia 38 se escribió en 1933: «A los masones españoles debe América los primeros - y los últimos- impulsos independizantes, lo cual, si para ciertas gentes implica falta de patriotismo, para nosotros no puede menos de constituir un timbre de orgullo» 39. 
La formal alianza anglo-hispana de posguerra impedía a Inglaterra ayudar a cara descubierta a los insurgentes americanos, por ella alentados, por lo que el gobierno inglés utilizó las secretas actividades de la Masonería, que se había infiltrado en el ejército español y su base de Gibraltar: «… el banquero o depositario de los fondos del orden masónico en 1824, por lo que respecta a la masonería española, era el poderoso y viejo hebreo Benoltas (inglés), que residía en Gibraltar … y que, desde su guarida de Gibraltar, ya había financiado la sublevación de Alicante (1820; Torrijos)» 40; Pérez Galdós así lo reconoce también en sus Episodios Nacionales (La segunda casaca, capítulo VII). «Siendo tan favorable a nuestras miras (masónicas) que la plaza de Gibraltar, con sus seis antiguas logias, esté tan cercana al continente español, se ha formado y autorizado en ella otra séptima como directora de todos nuestros planes y maquinaciones durante la ocupación de Madrid por los profanos y sus déspotas» 41. Desde Gibraltar se apoyaron múltiples movimientos subversivos, tales como la trascendental `Sublevación de Riego´ (1820, Cádiz) 42, impulso final a los movimientos independentistas en América, y otros cuatro levantamientos `liberales´ y masónicos al menos, entre ellos los del Coronel Valdés (1824, Tarifa), la `Expedición de los Coloraos´ (Almería, 1824, Coronel Pablo Iglesias), los hermanos Bazán (1826, Alicante) y el `carbonario´ General Torrijos (1831, Málaga; y Manzanares en Getares, y Palarea Blanes). También hay que recordar que tanto en las filas de los rebeldes hispanoamericanos, como luego en las liberales durante la Primera Guerra Carlista (1833-40), lucharon `Legiones Británicas´ de voluntarios, como refuerzo a las tan poco `indirectas´ agresiones. 
Liberal y liberalismo son dos palabras inventadas en España durante la gestación de la Constitución de 1812; hasta 1820 liberalismo equivalía a constitucionalismo (ser partidario de la constitución), pero durante el Trienio Constitucional esta corriente se dividió en dos: moderados (dialogantes con la monarquía) y radicales-exaltados (burgueses revolucionarios), dando origen después a los partidos moderado y progresista (Espartero). Tras la restauración alfonsina, al liberal-conservador se le denominó conservador y al liberal-progresista (fusionista) simplemente liberal. Este esquema, en términos generales, permaneció inalterable durante todo el s. XIX. Ambos bandos estuvieron trufados de masones. Y, como bien afirmó el masón Antonio Alcalá Galiano, «masón y conjurado en aquellos días era en España la misma cosa». En este contexto, recordemos que, estadísticamente hablando, el siglo xix español comprendió 130 Gobiernos, nueve Constituciones, tres destronamientos, la completa pérdida del Imperio español, cinco guerras civiles, 40 pronunciamientos liberales y cuatro absolutistas, decenas de regímenes provisionales y un número de revoluciones y alzamientos muy próximo a los dos mil 43. Por «pronunciamiento» se entendía la acción de un grupo militar que trataba de imponer, por la fuerza de las armas, las ideas o pretensiones de uno o varios partidos políticos que les incitaban a ello. 
El periodo entre la Revolución de 1868 y el Desastre del 98 fue, según los propios masones, la edad de oro de la Masonería española, dado que en esos 30 años no estuvo prohibida y creó más de 2.000 logias (200 en Cuba, frente a pocas más de 170 en Madrid y otras tantas en Barcelona, y 90 en Puerto Rico) y organismos masónicos, con no menos de 80.000 afiliados, entre los que predominaban los empleados, funcionarios y los militares y marinos de guerra 44. Además de las obediencias “españolistas” existían otras: en el Congreso Internacional Masónico de Lausana de septiembre de 1875, en el que estuvo presente el cubano Supremo Consejo de Colón (la Gran Logia de Colón había nacido en 1859 con Carta Dispensa de la Gran Logia de Carolina del Sur) pero no la masonería española, se aprobó que la autoridad sobre Cuba y Puerto Rico correspondiera al Consejo de Colón y no cualquier obediencia española; es decir, Cuba fue independiente antes masónica que políticamente 45. La masonería cubana era de filiación mayoritariamente yanqui; las Grandes Logias de Estados Unidos, especialmente las de Pensilvania y Luisiana, y el Gran Oriente de Francia, crearon las primeras logias en Cuba, tras una efímera actuación inglesa; la implantación de la masonería peninsular española fue posterior. Tanto en Cuba como en Filipinas, los independentistas o eran masones o pertenecían a círculos asociados la masonería que actuaban a favor de intereses norteamericanos 46. 
España a finales del siglo xix era todavía una potencia mundial capaz de mandar en 1898 a Cuba 200.000 soldados, con los que Weyler (1896-97) ganó militarmente la guerra. Pero el `oportuno´ y masónico asesinato de Cánovas (1897) trajo un cambio de Gobierno 47 que aupó al progresista Práxedes Mateo Sagasta, el de `La Gloriosa´, Gran Maestro del Oriente Español en 1876, y que fuera cinco veces Presidente del Gobierno. Tras el más que oportuno hundimiento del Maine, Sagasta, volcado desde el principio en una política de contemporización, mandó las escuadras, en especial la de Cervera, faltas de carbón, dejando muy buenos barcos en España, y con órdenes poco resolutivas, como quien no pretende enfrentarse frontalmente al problema de una guerra que considera perdida o no quiere luchar, aunque sin decirlo abiertamente por miedo a la opinión pública. Es significativo que, entre otros muchos indicios, Cervera viajara sin suficiente carbón y víveres, se le llegara a autorizar el regreso, no amagara ataques contra el tráfico y las costas norteamericanas, se encerrara la escuadra en Santiago y no en la mucho más defendida Habana o Puerto Rico, no se opusiera al desembarco y, peor aún, que la salida al mar se hiciera tarde en el tiempo, cuando el bloqueo era total, de día, en una sola dirección, en fila y sin la cobertura de los torpederos y con los destructores en último lugar, y que el Colón se rindiera y autoechara a pique; eso sí, los náufragos se salvaron a nado porque los barcos navegaron pegados a la costa, como si se pensara que, ya que no se podía o quería salvar los barcos, al menos que se salvaran los hombres. Tras tamaño desastre, Cervera salió mucho mejor parado que Montojo, siendo declarado no culpable y volviendo a actividades en la Corte, lo cual es también significativo. La Paz de París apuntilló la traición. 
De la Cierva escribió (Revista Época, 21-V-2005): ... «la pérdida de la España americana se consumó en 1898 con la de Cuba, Puerto Rico y Filipinas a través de una gran conspiración masónica en España y Ultramar, que algunos historiadores alucinados se obstinan en negar arbitrariamente». 
De la Cierva y el P. Guerra mantienen que Alfonso XIII, casado con una inglesa emparentada con la masónica dinastía sajona (era nieta de la Reina Victoria), aunque tentado por el Rey de Suecia y el Duque de Alba, no fue masón; ambos se basan, sobre todo en su testimonio al Alfonso XIII confió al Padre Mateo Crowley-Boevery lugar a raíz de la consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús en 1919. Carlavilla lo que pone en duda en su libro, desmontando el razonamiento de que «si hubiera sido masón no habría acabado destronado», pues masones fueron Carlos I de Inglaterra, Luis XVI y el Zar Nicolás II 48, según Lorenzo Frau, `Trosky´ y M. Paléologue, y no solo perdieron el trono. Además, aunque religioso en las formas, era muy libidinoso, teniendo varias amantes y cinco bastardos, y llegó a producir, por medio del Conde de Romanones, varias películas pornográficas 49. En todo caso, durante los años 1885–1931 (María Cristina de Habsburgo y Alfonso XIII) la masonería vivió un periodo floreciente, pues se la permitió trabajar con entera libertad, en una ambigüedad legal muy permisiva. Es más, para el investigador gibraltareño Keith Sheriff 50, venerable maestro de la logia `llanita´ de San Juan y miembro del Centro de Estudios de la Historia de la Masonería (CEHME; fundado y presidido por Ferrer Benimeli), y también para Ricardo de la Cierva, «entre 1868 (`La Gloriosa´) y 1936, es la época dorada de la masonería española», lo que dice mucho de aquellos reinados.
De la Cierva publicó en internet en 2010, en un enlace hoy desaparecido 51, que «según fuentes secretas y seguras he llegado a la conclusión de que su hijo (de A.XII) D. Juan de Borbón, muy impresionado por el precedente, dio su nombre a la masonería cuando servía como oficial en la Armada Británica (antes de 1936). Pero cuando se refería a este caso, ante sus íntimos, Don Juan añadía siempre: “Ingresé en la masonería con permiso de mi confesor”». 
La Orden de la Jarretera. Del libro Black Terror White Soldiers de David Livingstone. 
De su página La Mesa Redonda (http://www.terrorism-illuminati.com/round-table). Traductor Google: 
http://translate.google.es/translate?hl=es&sl=en&u=http://www.terrorism-illuminati.com/round-table&prev=search
… «La reina (de Inglaterra) no es sólo el Gran Patrona de la Francmasonería, sino que encabeza la Orden de la Jarretera. La Orden de la Jarretera es la organización matriz de la masonería, en todo el mundo. Cuando un masón alcanza el grado 33, jura lealtad a esa organización, y con ello a la Queen. Según el investigador Dr. John Coleman, quien entrevistó a un Gran Maestro en Oxford, los caballeros de la liga son el santuario interior, la élite de la élite de la Soberana Muy Venerable Orden de San Juan de Jerusalén 52. Los Caballeros de la Orden de la Jarretera son los líderes de la jerarquía Iluminati, y de mayor confianza “Consejo Privado” de la reina Isabel II. [(Nota: tomado de) Conspirators’ Hierarchy: The Story of the Committee of 300]». 
En el mismo trabajo, De la Cierva dijo: «Don Juan Carlos ha seguido el ejemplo de su abuelo y no el de su padre. Cuando se le ha propuesto la iniciación masónica se ha negado tajantemente. He perseguido durante años una información publicada en San Francisco de California en que se señalaba un museo de ese estado que contiene una “imagen fascinante” de Don Juan Carlos con ropajes masónicos. He visto la foto, pero nada tiene que ver con la masonería, sino con el uniforme de la Orden de la Jarretera»; pero, al parecer, la citada orden sí se interconecta con la masonería. Pero, además de ese indicio, hay otros, como la noticia en prensa francesa de que el 20 de diciembre de 1992, coincidiendo con una visita a Londres, el Rey de España fue iniciado en la nueva logia `Royal Alpha´ bajo el padrinazgo del Duque de Kent y de Alejandra de Yugoslavia; y también el que en el Museo de la Guardia Real haya un magnífico vehículo Porche, modelo 959, color plata, matrícula M 6666 JC, con el que el rey tuvo un accidente a final de 1990 (por cierto, el primer Teniente General de la Guardia Civil, José Manuel García Varela, se paseaba por el Club Militar La Dehesa con su coche también matrícula 6666, un número que recuerda el 666 que en el Apocalipsis se asina a `La Bestia´ y al Anticristo). Todo ello, lo sabemos, no son más que indicios circunstanciales, pero lo cierto es que en España la masonería está legalizada, a pesar de no ser `constitucionales´ las sociedades secretas, y que la política de los distintos Gobiernos, refrendada por el rey, es enteramente masónica en campos tales como el aborto, el `género´, el `matrimonio homosexual´ y muchos más. Además, no hay que olvidar que, como dice Pilar Urbano en El Precio del Trono y otros lugares ya citados, el Club Bilderberg apostó por Juan Carlos como sucesor de Franco ya en la reunión de 1968 (el documento que reproduce Pilar Urbano tiene en su centro un bonito triángulo masónico formado por tres puntos) y en 1973 recibía informes firmados por Kissinger desde el Consejo de Seguridad Nacional useño; el rey ha asistido a las reuniones del Bilderberg en 2004, 2003 y 1989. También dice P. Urbano que la Reina Sofía, hija de masón y de inclinaciones teósofas (sincretistas) 53, es «una de las tres o cuatro mujeres mejor informadas del mundo» 54 pues pertenece a la Trilateral y a los Círculos Bilderberg, habiendo asistido a estos últimos en 16 ocasiones (2014, 2011, 2010, 2009, 2008, 2007, 2005, 2003, 2001, 1999, 1996, 1994, 1992, 1991, 1990 y 1989), por delante de todos los participantes españoles 55. Por todo ello, el P. Guerra se inclina a pensar de Juan Carlos que «¿quién sabe (si es masón)?, aunque la balanza se inclina hacia la respuesta afirmativa».


9. La Masonería en España (II)
(Visión desde los prismas inglés y judío)
«Los judíos hispanoportugueses ejercían una influencia preponderante sobre la plaza de Amsterdam, que llamaban su “nueva y grande Jerusalén”. En los siglos XVII y XVIII, los Pinto, los Belmente, los Bueno de Mesquito, los Francisco Meló son los primeros financieros de la Europa del Norte. Administran las finanzas de la casa de Orange, alimentan las cajas delos soberanos de Inglaterra, de Prusia, de Sajonia, etc., se preparan a extender sus operaciones en Alemania, en Austria y hasta en los Estados Unidos, donde apoyan las casas Neufville, Hope y Cía, etc … La influencia de los inmigrados judeo-portugueses sobre las dos Compañías (la Compañía de las Indias Orientales, creada en 1602 y la Compañía de Pesca de la Ballena) era preponderante …» 56. 
Oliver Cromwell, Lord Protector de Inglaterra, puritano y regicida, reasentó en 1655 a los judíos en Inglaterra (expulsados ya en 1290 y ahora en su mayoría de origen sefardí español y portugués) 57, tras la decapitación de Carlos I en 1649; sobre estos episodios hay testimonios (G. Buhigas, Los Protocolos: Informe Plain English -1921- de Lord Alfred Douglas) de que fueron pactados entre Cromwell y judíos holandeses (algunos supuestamente puritanos); de ellos también se desprende que Oliver fue uno de los primeros jerarcas de la nueva masonería, «mixtura de calvinismo puritano, rosacrucismo gnóstico y financiación criptojudía de origen sefardí-marrano», evolución de la antigua `operativa´ y que saldrá a la luz como `especulativa´ poco después. Un año después declaró (Discurso 81, del 17 de septiembre de 1656, durante la Guerra hispano inglesa 1655-60): «El español es vuestro enemigo, su hostilidad ha sido puesta en él por Dios; es el enemigo natural, el enemigo providencial, y quien lo tome por un enemigo accidental no conoce las Escrituras ni las cosas divinas, porque Dios ha dicho: “pondré hostilidad entre tu simiente y la simiente suya (Génesis 3:15)». Ese año el Almirante Montague propuso apoderarse de Gibraltar. Los judíos se convirtieron en sus aliados y financieros, y desde entonces los caminos de los dirigentes sajones y de los sionistas han ido parejos en multitud de ocasiones. Y como ya hemos dicho, los de la familia real inglesa y la masonería también. 
Rothschild deriva de escudo rojo, `rot schild´ en alemán, dado que el rojo era el pabellón de los judíos en el Este de Europa, aunque seguramente la familia de ese apellido eran sefardíes descendientes de Meyer Amschel (1744-1812) 58; la familia Rothschild se mandó `fabricar´ un escudo nobiliario muy elaborado que incluye las cinco flechas en haz, unas veces con el yugo y otras sin él, del escudo de los Reyes Católicos. Nathan Rothschild, banquero del Gobierno inglés, aprovechando la improbable victoria de Waterloo (1815) se hizo con el control absoluto sobre la economía inglesa; Nathan: «dejadme controlar las finanzas de un país y no me importará quién gobierne». Entre 1835 y 1931 la Casa Rothschild, que ya había financiado el Ejército de Wellington en la Guerra de la Independencia, estableció «una de las redes de negocio más complejas, influyentes y duraderas de la historia económica española» 59. Financió la 1ª Guerra Carlista, consiguió la contrata de las Minas de Almadén (1835; seguramente por información privilegiada del conde José María Toreno, Ministro de Finanzas, progresista y masón; le siguió Mendizábal, judío, masón e íntimo de los Rothschild), fundó la Compañía de Ferrocarriles Madrid-Zaragoza-Alicante (MZA) en 1855, colaboró en gran parte de las emisiones de deuda del Banco de España y el Tesoro Público en la década de los sesenta y el Sexenio Democrático 1868-74 (liberal progresista masónico) y los arreglos de la Deuda durante el reinado de Alfonso XII (1876 y 1881), la refinería de Deutch et Cie (Peñarroya, 1879) y las Minas de Riotinto (1888). Todos los empleados de la agencia principal en España eran judíos, incluidos los famosos Bauer. Como empresa asociada contó con el Banco de San Fernando, origen del Banco de España; y como clientes a muchos políticos, especialmente a través de los consejos de administración de sus empresas, corrompiéndolos. Juan Vázquez de Mella dijo en 1896 en las Cortes: «los judíos “acaparan todo el oro del mundo”, y en España los Rothschild dominan ferrocarriles y minas y buscan arruinar al Banco de España, a la par que apoyan a los cubanos insurrectos; los judíos son los artífices del régimen liberal, pero están también al frente del movimiento socialista» 60. Recordemos que los Rothschild, entre otros hechos significativos, promovieron la creación de la `Orden de los Iluminados´ (Iluminati) del ex jesuita Adam Weishaupt y mantenido a Carlos Marx mientras escribía `El Capital´. En 1907 la Fundación Rockefeller financió la paramasónica `Institución Libre de Enseñanza´ de Giner de los Ríos. 
Citando nuevamente al gibraltareño K. Sheriff, «entre 1868 y 1936 … el Campo de Gibraltar aglutina al 20% de los masones del país. … en 1936 el 35 por ciento de las logias de toda España se repartían entre Cádiz y el Campo de Gibraltar … cuando comienza la Guerra Civil española, La Línea es la ciudad con más masones, unos 900, distribuidos en 18 logias; había incluso tres logias de constitución española en Gibraltar … Gibraltar volvería a ser fundamental al ejercer de intermediario en el reconocimiento de la Gran Logia española por la de Inglaterra tras la legalización de la masonería en España a su regreso a la democracia …en 1982 (la Gran Logia de) Inglaterra reconoció como primer gran maestro al catalán Luis Salat Gusils, ejerciendo como intermediara la de Gibraltar». 
10. Militares Masones 
Como escribió Ferrer Benimeli 61, uno de los medios de expansión de la masonería fueron las logias militares, pues eran logias ambulantes. La segunda `logia militar´ del mundo fue a su vez la segunda de España, es decir, la de Gibraltar (1729); el primer nombramiento de un Gran Maestre Provincial fue en 1731 precisamente para la de Gibraltar y lugares adyacentes, es decir, para `Andalusia´. Hacia finales de 1799 las dos logias francesas de la base naval de Brest contaban con una veintena de miembros españoles, oficiales y capellanes; y entre 1801 y 1802, durante los 18 meses que estuvo bloqueada una escuadra española de 15 navíos en ese puerto, se creó la `logia flotante´ denominada `La Reunión Española´ 62. En Menorca hubo al menos siete logias militares durante las ocupaciones inglesas del siglo XVIII. Tras la guerra de la Independencia, entre 1814 y 1820 puede decirse que había en España tres masonerías: una francmasonería conservadora de origen, una liberal de dependencia inglesa mal llamada nacionalista o patriótica (Ystúriz, Alcalá Galiano y Mendizábal) y una masonería puramente militar (Van Halen, Antonio Mª del Valle, José Mª González, José Mª Torrijos, Juan Romero Alpuente). 
Ya se ha dejado constancia anteriormente del elevadísimo número de militares afiliados a las logias durante el resto del S. XIX, su encumbramiento en la milicie y su protagonismo, buscado o nó, a través de los `pronunciamientos´. Durante la Guerra de África, y especialmente durante la Dictadura de Primo de Rivera (particularmente con ocasión de las Juntas Militares y las disoluciones del Arma de Artillería) hubo muchos militares afiliados a la masonería izquierdista-republicana. Durante la Segunda República uno de los grupos más numerosos en la mayor parte de las logias era el formado por militares 63. El Diccionario biográfico del Siglo XX de los Militares Masones de España, de Manuel Paz Sánchez, centrado en la 2ª República y la Guerra, recoge 617 biografía, de las que solo 171 pertenecen a adheridos al Movimiento. En 1930 se creó la masónica Asociación Militar Republicana (AMR; homónima de la que provocó la revolución del Cuartel de S. Gil), la cual tuvo mucha relación con la Unión Militar Republicana Antifascista (UMRA) 64, y ambas con los acontecimientos desencadenantes de la guerra. 

11. Actualidad Masónica
La masonería estuvo presente 65, en mayor o menor medida, en el atentado contra Alfonso XIII el día de su boda (1906); Anselmo Lorenzo, padre del anarcosindicalismo español y masón, colaboró con los igualmente masones y anarquistas Ferrer-Guardia y Mateo Morral, de la `Escuela Moderna´ de Barcelona, en el frustrado regicidio de Alfonso XIII en el día de su boda. En 1909 Ferrer-Guardia fue el promotor de la `Semana Trágica´. También participaron masones el asesinato de Calvo Sotelo, por no hablar de los de Canalejas y Maura.
A lo largo de estas páginas ya se ha hablado de la presencia masónica en los orígenes de la Segunda República (seis Presidentes del Consejo de Ministros -Azaña, Casares, Martínez Barrio, Portela, Samper y Lerroux-, 20 ministros y 14 subsecretarios, 21 generales, entre ellos Cabanellas 66; a los que habría que sumar el Presidente Alcalá Zamora). Digamos ahora solo que masónica fue la Sublevación de Jaca (H.·. Fermín Galán) y mucho tuvo también la Revolución de Octubre (cuando, en febrero de 1934, se constituyó el Comité Revolucionario, formaba parte de él Simeón Vidarte, masón, quien ejerció de secretario general del PSOE, en funciones, mientras estuvo preso Largo y quien dejó escrito que la masonería acogió muy bien el Pacto de San Sebastián. Los presidentes de la Segunda República fueron masones y muchos de los ministros también. «La masonería programó la persecución religiosa de la Iglesia (en España) en la tendida de Londres de 1934» 67. El Supremo Consejo Grado 33º para España se adhirió públicamente (La Vanguardia, 6-VII-1937) a la causa del Frente Popular. 
Pasando por la numerosa presencia de masones y criptomasones en el `Contubernio de Munich´ de 1962, hemos llegado a una situación en la que, y según el P. Guerra 68 y R. De la Cierva, son masones o paramasones los siguientes políticos: Jorge Pujol, casi todos los líderes históricos de la Esquerra Republicana (Carod Rovira, etc) y los de PSOE (el Presidente Zapatero y hasta ocho de los ministros más: De la Vega, Moratinos, Bono -Orden Martinista Sinárquica-, en el momento en 2005 69; también Ernest Lluch, Fernando Ledesma y Jerónimo Saavedra; muchos de ellos de la Logia Europa de Barcelona); en el PP lo son gran parte de la cúpula directiva del partido (Aznar -Skull and Bones-, Rajoy, Gallardón, José Piqué, Miguel Herrero de Miñón y Antonio Garrigues Walker -Trilateral-, etc), y en concreto en Galicia (de la mano de Fraga), Canarias y Vascongadas (Javier Otaola), y también hay que citar la logia encubierta `P-3´ (Pitagórica-3) formada casi exclusivamente por políticos del PP; De la Cierva declaró: «En el PP hay masones a punta de pala ... Hay muchos, muchos masones… me da mucha pena. Yo pertenecí al PP, y una de las razones de mi marcha es cuando me di cuenta de que aquello estaba invadido … (en una proporción) por el estilo (que el PSOE)» 70. Juan Luis Cebrián (PRISA) lo és y si no está en el núcleo interno de Bilderberg, está en el segundo nivel; Aguirre, Cospedal y Sáenz de Santamaría, y otros muchos, también han fichando en este `Club´. 
Obediencias 71: Masonería Regular (conservadora, inglesa): Gran Logia de España; agrupa el 70% de los masones españoles; en 2013 había casi 10.000 masones de la GLE, incluidos los masones extranjeros que residen más o menos tiempo en las costas españolas mediterráneas y canarias, especialmente unos 2.000 británicos, con 22 logias en su idioma; cuentan con siete `Valles´ o Grandes Logias Provinciales y 137 Logias Locales, en alguna de las cuales admiten a mujeres; tiene su sede en Barcelona y cuenta en sus filas a varios políticos del Partido Popular 72. Gran Logia Federal de España (GLF), desgajada de la anterior. Supremo Consejo del Grado 33 (REAA): asociado a la Gran Logia de España hasta 2007, se desgajó después. Gran Logia Nacional de España. Gran Logia de Canarias. Gran Logia de la Comunidad de Madrid. Gran Logia de Andalucía. Confederación de Logias Masónicas Mare Nostrum. 
Masonería Irregular (liberal, francesa/suiza): Gran Logia Simbólica Española (Gran Oriente Español Unificado), nacido en 1980 como escisión de los anteriores; de influencia liberal francesa, pertenece al CLIPSAS (asociación de unas 90 orientes y logias promotoras del laicismo) y es mixta; 50 `talleres´ y unos 700 masones. Gran Oriente Ibérico (mixto, CLIPSAS), Gran Oriente de Cataluña (CLIPSAS), de mucha menor entidad cada uno de ellos y de más a menos. Federación Española de la Orden Masónica Mixta Internacional Le Droit Humain-El Derecho Humano. Masonería Simbólica Rectificada del Régimen Escocés Rectificado de España (RERE) y Gran Priorato de España (bastante numerosa). Gran Logia Femenina de España y Gran Oriente Femenino de España, Gran Logia Femenina de Memphis-Miraím (bastante numerosa). 
Masonería Esotérica-Ocultista: Rito Antiguo y Primitivo de Memphis-Misraím (egipcíaca; varias facciones), SOTO, Martinismo (varias facciones). Oriente Luciferino, Gran Oriente Luciferino, Carbonarios, Orden Comunera, Thule (varias facciones). 
Internacionales: B’Nai B’Rith (regular, judía), Illuminati (ocultista). Gran Oriente de Francia. Gran Oriente del Principado de Andorra. Gran Logia de Francia (regular). Gran Logia Tradicional y Simbólica Ópera (regular, desgajada de la anterior). Gran Oriente de Brasil, Gran Logia Femenina de Veracruz, etc. 
Respecto a Felipe VI, casado con una ciudadana de origen `normal´ (ni noble ni de sangre real), divorciada, de nombre extranjero, y abortista según su propia familia, el P. Manuel Guerra escribió 73: «el Estado español, según la constitución española de 1978, no es laicista, sino aconfesional; pero el nuevo rey de España, Felipe VI, pronunció un discurso muy importante el día 19 de julio del 2014, inaugural de su reinado. … No mencionó a Dios, ni a Jesucristo, ni a la Iglesia católica, ni ninguna otra religión (judaísmo, islam, protestantismo, etc), ni se refirió a la ingente labor caritativa, educativa, sociocultural, etc, de la Iglesia, ni a la fe cristiana impulsora de la historia de España (ocho siglos de la Reconquista, la evangelización de América, etc.,). Tampoco prestó su juramento sobre la Biblia ni ante el Crucificado». Además, ha eliminado la cruz de San Andrés de su escudo y del banderín de sus coches y otras insignias militares, por no hablar de la supresión de la fórmula `Dios guarde´ (q. D. g.) en las invitaciones oficiales, y de los toques de oración, izado y arriado de bandera, etc, en su residencia oficial 74. Todo ello configura un entorno cuasimasónico.
«El destino de la Casa de Borbón es fomentar las revoluciones y morir en sus manos» dijo Donoso Cortes 75. ¿Se volverá a cumplir su vaticinio?
España es la nación que más ha contribuido a la difusión del evangelio y de la fe católica: más de la mitad de los católicos rezan en español. La evangelización ha sido como la razón histórica de España y una de las notas definitorias de la Hispanidad (América, Filipinas, Guinea Ecuatorial, etc). Menéndez Pelayo dijo en el prólogo a su Historia de los heterodoxos españoles (1882): «España evangelizadora de la mitad del orbe … Esa es nuestra grandeza y nuestra unidad; no tenemos otra. El día en que acabe de perderse, España volverá al cantonalismo de los arévacos y de los vectones o de los reyes de Taifa. A este término vamos caminando, y ciego será quien no lo vea». Pero, como dice el P. Manuel Guerra, <<si se sigue por el carril del laicismo, se cambiará la dirección y se realizará el proceso inverso; a la expansión de la fe cristiana sucederá la contracción, la condena de esa misma fe a una especie de arresto domiciliario, recluida en el foro de la conciencia y dentro de los templos>>. He ahí la clave de la fiereza y continuidad de los ataque contra España del sionismo y masonería, hoy bajo la forma de `Nuevo Orden Mundial´: lo que pase en España se implantará en Hispanoamérica, como ha sucedido en siempre y más en los desórdenes de costumbres y religiosos desde finales del siglo XX. Porque, como bien dijo Theodoro Roosveelt: «mientras esos países (hispanoamericanos) permanezcan católicos seremos incapaces de dominarlos»; por cierto, que, en eso se está ya: en noviembre de 2014 una encuesta de la `Pew Research de Washington´ 76 reveló que uno de cada cinco hispanoamericanos ya es protestante, a lo que hay que sumar los católicos solo lo son de nombre, dados los estragos del modernismo en general y de la teología de la liberación, así como la perversión de costumbres, todo ello fundamentalmente importado de Europa. Y con más de la mitad del catolicismo en sus manos (en Hispanoamérica viven más de 425 millones de `católicos´), además de gran parte de su jerarquía y fieles de otros orígenes, la opinión pública será uniforme y completamente la que quiera el NOM, quien tendrá ganada partida … hasta que Dios quiera. 

12. Fuentes citadas
1 La Historia de la Masonería en Gran Bretaña;
http://www.uned.es/dpto-hdi/museovirtualhistoriamasoneria/6historia_%20masoneria_paises/historia%20masoneria%20inglesa.htm.
2 La Masonería en la Sociedad Española, Publicado en `Altar Mayor´ 154 (julio-agosto 2013) pp.483-501. Exposición tenida en las«XIX Conversaciones en el Valle» (Hermandad del Valle de los Caídos) en San Pablo-CEU, marzo 2013. http://elmunicipio.es/2013/07/como-influye-la-masoneria-en-la-sociedad-espanola/.
3 Los cismas en la Iglesia - Desde los arrianos y las invasiones de los Bárbaros hasta el laicismo masónico; http://infovaticana.com/blog/manuel-guerra/los-cismas-en-la-iglesia/. Otras obras del Padre Manuel Guerra son:
La trama masónica (Editorial Styria, 2006). Diccionario enciclopédico de las sectas (Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos, 2005 4ª edición). Masonería, religión y política (Sekotia, Madrid 2013 -5ª edición).
4 Jorge Samuel Laurant en La Disipación de las Tinieblas o el Origen de la Masonería, Ediciones Difah, Buenos Aires, 1962 y 1999. En 1980, la revista Iglesia Mundo, editada por EDIMSA., Madrid, insertó en coleccionables dicha obra.
Maurice Pinay (seudónimo de varios Cardenales y Padre Conciliares) en Complot Contra La Iglesia, Roma 1962, http://www.catolicosalerta.com.ar/masoneria/complot-contra-iglesia.html.
José Mª Caro R., Arzobispo de Santiago, Primado de Chile, El misterio de la Masonería, Pag. 267.
Ana Catalina Emmerich, traducción del Padre Fuchs, edición Guadalupe, Tomo III, Pag. 278; y La amarga Pasión de Cristo, de José Mª. Sánchez de Toca, Voz de Papel, Madrid, 2010, Pag. 153.

5 Frases sacadas de Los que no perdonan, artículo en el diario Arriba del 16-II-1949, y del libro titulado La Masonería.
6 Antonio Palomo: Silentium Aureum, Pag. 14, Editorial Nous, Madrid, 2009.
7 Ricardo de la Cierva: El tripe secreto de la Masonería, Fénix, Toledo, 1994.
8 Ismael Medina: El socialismo traiciona de nuevo a España; www.vistazoalaprensa.com/firmas_art.asp?Id=3741. 

9 Manuel Guerra Gómez: http://www.fluvium.org/textos/cultura/cul80.htm.
10 Véase su biografía en http://es.scribd.com/doc/24984032/Mauricio-Karl-Mauricio-Carlavilla-Del-Barrio.
11 No confundir el Cura Merino de la Guerra de la Independencia (Jerónimo Merino Cob, burgalés) con el riojano Martín Merino Gómez, llamado también cura Merino (cf. M. Guerra: Masonería, religión y.... Pag. 313-314 de la 5ª edición).
12 Enrique Menéndez Ureña, S.J. (1939-2014): Revista p´adelante (nº 725): Recuerdos de un acercamiento a la masonería, http://www.siemprepalante.es/.
Pedro Álvarez Lázaro, S.J., Catedrático de Historia Contemporánea la Universidad Pontificia de Comillas e investigador durante más de 30 años del Instituto sobre Liberalismo, Krausismo y Masonería de la misma; autor de La masonería, Escuela de formación del ciudadano y otros 5 volúmenes sobre la sociedad secreta; http://www.abc.es/hemeroteca/historico-02-12-2007/abc/Domingos/masones-el-contubernio-resucita_1641445805695.html. De él asegura De la Cierva que es masón.
13 P. Guerra: Masonería, Religión y Política, Ob. Cit. Pag. 150.
14 La masonería especulativa oficialmente nació en Londres en 1717 (Gran Logia de Londres; la Gran Logia de Inglaterra fue fundada en York en 1705) y en 1723 las Constituciones de Anderson. El hijo del rey George II, Frederick, fue el primer masón de la casa real inglesa (1737). Desde 1721 todos los grandes maestros de la masonería inglesa han sido nobles o miembros de la familia real. En la de Londres, Enrique Duque de Cumberland (hermano del rey Jorge III) entre 1782/90 y el Príncipe de Gales (futuro Jorge IV) entre 1790/1813. En 1813 se fundieron las dos grandes logias, de la mano de sus respectivos Grandes Maestros, los duques de Sussex y de Kent, hijos ambos del rey Jorge III, en la Gran Logia Unida de Inglaterra, que pervive en la actualidad y de la que el duque de Sussex fue su primer Gran Maestro. Entre 1874/1901 el Príncipe de Gales Alberto (luego Eduardo VII) y le sucedió su hermano el duque de Connaught; Eduardo VIII también fue gran maestre en 1936; desde 1967 es Gran Maestro el Príncipe Edward, Duque de Kent. “El Príncipe de Gales -o su correspondiente- y el capellán eran los únicos miembros de la masonería operativa o profesional medievales, que no eran canteros cualificados. Posteriormente el rey o un miembro de la familia real (ahora el Duque de Kent) ha sido y es el Gran Maestro o Presidente de la Gran Logia Unida de Inglaterra (GLUI); un obispo o clérigo anglicano, su capellán” (Manuel Guerra Gómez: La Masonería en la Sociedad Española, revista Altar Mayor nº 154 (julio-agosto 2013), Pag. 483 a 501; conferencia dada en las `XIX Conversaciones en el Valle´ (auspiciadas por la Hermandad del Valle de los Caídos en la Universidad San Pablo-CEU, en marzo del 2013); ver en ¿Cómo influye la masonería en la sociedad española?, http://elmunicipio.es/2013/07/como-influye-la-masoneria-en-la-sociedad-espanola/).
15 Manuel Guerra Gómez: Los cismas en la Iglesia - Desde los arrianos y las invasiones de los Bárbaros hasta el laicismo masónico; http://infovaticana.com/blog/manuel-guerra/los-cismas-en-la-iglesia/. Otras obras del Padre Manuel Guerra son:
La trama masónica (Editorial Styria, 2006). Diccionario enciclopédico de las sectas (Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos, 2005 4ª edición). Masonería, religión y política (Sekotia, Madrid 2013 -5ª edición).
16 César Vidal dijo que <<La gran vencedora de aquellas elecciones fue la masonería: de 470 escaños, obtuvo en torno a 183>>: Segunda República - El verdadero vencedor de las Constituyentes; http://historia.libertaddigital.com/el-verdadero-vencedor-de-las-constituyentes-1276236986.html. La cifra de 183 aparece también en su libro Los Masones, Pag. 367, Planeta, Barcelona, 2005, tomada de José Antonio Ferrer Benimelli (La Masonería y la Constitución de 1931, Cuadernos de Investigación Histórica nº 5, Madrid, 1981), quien la da sobre un total de solo 458 diputados.
Además, seguramente ninguno tiene en cuenta a algunos criptomasones iniciados y pertenecientes a logias extranjeras; en este sentido Carlavilla da por sentada la masonería de Niceto Alcalá Zamora (Ob. Cit. Pag. 34/5/6; apuntando a la logia B´nait B´rit, dado que, según su hijo, eran judíos), cosa que antes había hecho el Padre Juan Tusquets en su libro Orígenes de la revolución española (Editorial José Vilamala, Barcelona, 1932).
17 M. Guerra Gómez: La Masonería en la Sociedad Española, Ob. Cit. Y en Masonería, religión y política, Ob. Cit. Pag. 82.
18 Quizás la principal fuera el descubrimiento de que Antonio de Villar Massó (-1980), su Gran Maestro, era un infiltrado del Régimen anterior.
19 Guillermo Coxe: España bajo el Reinado de la Casa de Borbón, desde 1700, en que subió al trono Felipe V, hasta la muerte de Càrlos III, acaecida en 1788, traducida por Jacinto de Salas y Quiroga, Volumen III. Editorial P. Mellado, Madrid, 1846. http://www.cervantesvirtual.com/obra/espana-bajo-el-reinado-de-la-casa-de-borbon-desde-1700-en-que-subio-al-trono-felipe-v-hasta-la-muerte-de-carlos-iii-acaecida-en-1788/. Y http://mvptx.mobi/espa-ntilde-a-bajo-el-reinado-de-la-casa-de-borbon_1gizl0.html; http://babel.hathitrust.org/cgi/pt?id=osu.32435030333918;view=1up;seq=9.
20 Vicente de la Fuente: Historia de las sociedades secretas antiguas y modernas en España y especialmente de la francmasonería... Pag.106 (en las anteriores se habla de Aranda, Alba, etc). Lugo, 1870; Ed. MAXTOR -facsímil-, Valladolid, 2012.
21 Miguel Morayta y Sagrario: Historia general de España, desde los tiempos antehistóricos hasta nuestros días, Vol. VI (de 9), Pag. 870, Ed. Felipe González Rojas, Madrid 1886, 3ª ed. 1893-1898.
También lo afirman otros contemporáneos, como el Marqués de Iturgoyen, a decir del Doctor Juan Bardina Castará en La Tradición Orígenes de la Tradición y del Régimen Liberal, Pag. 422, Víctor Editor, Barcelona, 1902 (2ª: 1916). El libro es el fruto de su tesis de Licenciatura, defendida en mayo de 1905 y que fue Premio Extraordinario fin de carrera en 1906.
Y, así mismo, D. Francisco de Asís Aguilar (1826-1899), Obispo de Segorbe, en su Compendio de Historia Eclesiástica General (2 tomos), Imprenta de Pascual Conesa, Madrid, 1874.
22 Gustavo Vidal Manzanares: Masones que cambiaron la historia: 18 semblanzas masónicas, Pag. 286, EDAF, Madrid, 2007; http://www.masoneriamurcia.org/index.php/preguntas/masones-famosos; etc.
23 Manuel Fernández Espinosa: La Masonería infiltrada en la Casa Real Española
http://webcache.googleusercontent.com/search?q=cache:o-aQPf8K_RkJ:movimientoraigambre.blogspot.com/2015/05/la-masoneria-infiltrada-en-la-casa-real.html+&cd=11&hl=es&ct=clnk&gl=es.
24 Zabala, José María:
http://www.elespiadigital.com/index.php/tribuna-libre/11662-el-conde-de-montecristo-espanol-o-el-gran-secreto-de-los-borbones, 28-XII-2015.
Pedro Fernández Barbadillo: ¿Pero queda algún Borbón?; http://www.libertaddigital.com/opinion/historia/pero-queda-algun-borbon-1276238763.html. 
25 Morayta (Historia de España, tomo VI, pág. 1.052.)
26 Galo Sánchez Casado: Los altos grados de la masonería, Pag. 202; Ed. Foca, Madrid, 2009.
27 Galo Sánchez Casado: Los altos grados de la masonería, Pag. 204.
28 Antonio Pedrol Rius: Los asesinos del General Prim. Editorial Tebas, 1969, y Ed. Civitas en1990.
29 M. Carlavilla, Ob. Cit, Pag. 133 a 135. También: Latomia (revista masónica editada por la Gran Logia de España), Vol. II (1933), Pag. 246.
30 Hay quien le atribuye ascendencia judía, incluso del mismísimo Sabbatai Zevi -Shabtai Tzvi- (o Shabbetai/Shebbetae; 1626-1676), un rabino sefardita de costumbres degeneradas que se proclamó `mesías´ y creó un culto satánico talmúdico, base de la masonería esotérica (Egipciana) y de los `iluminatis´. Ver: James Allan Dow, Juan Carlos de España (fabpedigree.com/s064/f018248.htm) y G. Buhigas en Sionismo, Iluminados y Masonería, Pag. 73 a 95, Sekotia, Madrid, 2011.
31 M. Carlavilla, Ob. Cit, Pag. 142 a 134.
32 El juicio fue contra el sacerdote Wenceslao Balaguer y el diácono Andrés Serrano, por unos artículos contra la Masonería publicados en el periódico La Verdad de Castellón. Los defensores fueron Vicente Gascó y Ramón Nocedal, y los acusadores privados el propio Miguel Morayta y Vicente Dualde. Se absolvió a los consagrados.
33 Alberto Valín Fernández: De militares y masones. nuevas reflexiones en torno a la creación del constructo: “militar, liberal y masón”. VII Congreso de la Asociación de Historia Contemporánea, Universidad de Santiago de Compostela.
34 Historia de las sociedades secretas, antiguas y modernas…, Tomo I, Pag. 142, Ed. MAXTOR (facsímil), Valladolid, 2012.
35 Mariano Tirado y Rojas: La Masonería en España - Ensayo Histórico, Imprenta de Enrique Maroto y hermano, Tomo II, Pag. 10 a 17, Madrid, 1892 (Ed. MAXTOR -facsímil-, Valladolid, 2005; http://books.google.es/books/about/La_masoner%C3%ADa_en_Espa%C3%B1a_ensayo_hist%C3%B3ri.html?id=WmJINH7-gAAC&redir_esc=y).
36 Orígenes de la Masonería en los Estados Unidos de Norteamérica; http://www.uned.es/dpto-hdi/museovirtualhistoriamasoneria/6historia_%20masoneria_paises/origenes%20M%20en%20EEUU.htm.
37 Ricardo de la Cierva (Revista Época del 20 de mayo de 2005): «... detrás de cada ataque a la unidad de España estaba la Masonería ... Inglaterra, cuando perdió su primer imperio en América en el xviii (en parte por culpa de España y Francia), trató de compensarlo con la conquista del Imperio español ... cuando finalmente fracasó en este empeño, volvió a intentarlo con el asalto al Río de la Plata, hasta que la invasión napoleónica de España invirtió el sistema de alianzas y las fuerzas destinadas a la conquista de Buenos Aires, al mando de Wellington, fueron destinadas a Portugal para combatir a favor de España contra los franceses ... por eso la Masonería que invadió y trató de descuartizar a España en 1808 no fue la británica, sino la bonapartista de Francia, cuyo gran maestro era precisamente José Bonaparte ... tras la victoria hispano-británica de 1813 tomó el relevo la Masonería británica, que irradió su influencia desde Gibraltar y se creó vigorosamente con la llegada del duque de Wharton; el Reino Unido organizó nuevamente la conquista de la América española por vías más sutiles (el imperialismo económico) sobre la trama masónica de la independencia; todos los libertadores eran masones reconocidos implicaciones masónicas comprobadas provocaron la pérdida de la América continental hasta culminar en “la falsa batalla de Ayacucho, que fue en parte una pantomima masónica”».
Primitivo Ibáñez: La masonería y la pérdida de las Colonias, Ediciones Antisectarias, vol. X, Burgos, 1938.
38 Latomia (Revista masónica): Relaciones y opiniones oficiales de las masonerías españolas sobre Iberoamérica durante la II República (1931-1935); Vol. II, 1933, Pag. 265.
39 Fueron masones: Francisco de Miranda, Hidalgo, Mina, Agustín de Itúrbide, San Martín, O’Higgins, Bolívar y Sucre; luego también Maceo, Martí, y Rizal (Filipinas). Véanse César Vidal Manzanares: Los masones, Planeta, Barcelona, 2005; y Javier Casinos; Quién es quién masónico, MR Ediciones, Madrid, 2003.
40 Clavel (François-Timoléon-Bègue Clavel): Historia pintoresca de la francmasonería y de las sociedades secretas, Imp. de la Sociedad de Operarios del mismo Arte, nota á la pág. 730, Madrid, 1847;
http://books.google.es/books/about/Historia_pintoresca_de_la_franc_masoneri.html?id=iW8f8AUAsBAC.
Vicente de la Fuente: Historia de las sociedades secretas, antiguas y modernas
en España y especialmente de la Franc-masonería; http://es.wikisource.org/wiki/Historia_de_las_sociedades_secretas,_antiguas_y_modernas_en_Espa%C3%B1a_y_especialmente_de_la_Franc-_masoner%C3%ADa_(Versi%C3%B3n_para_imprimir)4. http://www.regmurcia.com/docs/murgetana/N054/N054_004.pdf.
41 Máximas de la Masonería Egipciana de 1823-1824, original en el Archivo del Mº de Justicia -legajos 3505/6 y 3510-; tomado de Guillermo Buhigas: Sionismo, Iluminados y Masonería, Pag. 287/289, Editorial Sekotia, Madrid, 2011.
42 Gabriel Cardona, op. cit.: «afiliados en gran parte a la Masonería, los hombres alzados en Cádiz y sus amigos obtenían ascensos y los mejores puestos, de manera que ... el cuerpo de oficiales se fraccionó ... y cuando los liberales moderados fundaron una sociedad enemiga de las logias ... la afiliación a las sectas se extendió arrolladoramente».
43 Véase José Luis Comellas, Historia de España Moderna y Contemporánea, Editorial Rialp, Madrid, 1975. También VV.AA., Historia de las Fuerzas Armadas, Editorial Palafox, Zaragoza, 1983, y Gabriel Cardona, El problema militar en España, Historia 16, 1990. También en Ricardo de la Cierva, La Masonería invisible, Editorial Fénix, Madrid, 2002. El primer Pronunciamiento lo promovió el conde de Montijo, en 1808, con ocasión del Motín de Aranjuez contra Godoy; el conde, que a la sazón era el que dirigía el Gran Oriente Español, actuó como `el tío Pedro´.
44 José A. Ferrer Benimeli en La Masonería Española y la Crisis Colonial del 98, en el Symposium Internacional de Historia de la Masonería Española (Centro de Estudios Históricos de la Masonería Española, Barcelona, 1997). Pedro Sánchez Ferré, masón de la GLE y profesor de la Universidad de Barcelona, en La Masonería y los masones españoles en el s. XX,
45 P. Sánchez Ferré: Nacionalismo y Masonería en España 1880-1936, Pag,s. 71-84,
Cuadernos de Investigación Histórica Brocarn nº 17, Barcelona, 1991, dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/124681.pdf . 
46 Entre otros: Dominique Soucy, en Masonería y nación: redes masónicas y políticas en la construcción identitaria cubana (1811-1902), Canarias, España, Ediciones Idea, 2006.
47 Pío Moa Rodríguez, Una historia chocante, Ediciones Encuentro, Madrid, 2004: «Cánovas murió asesinado por un anarquista italiano tras cuya mano, siempre se ha sospechado, actuaba el independentismo cubano y la Masonería. El asesino, Angiolillo, había tenido trato con los cubanos a través del puertorriqueño Emeterio Betances, y había sido encubierto, en Madrid, por el republicano Nakens, que más tarde encubriría también a Mateo Morral cuando éste perpetró la carnicería de la calle Mayor (1906, boda real). ... Nakens, Betances y Morral, probablemente también Angiolillo, coincidían en su pertenencia masónica».
48 Carlavilla, Ob. Cit. Pag. 174 a 179, basándose en los testimonios de los autores citados, Grado 33 el primero, conocidísimo el revolucionario ruso el segundo y embajador de Francia en Rusia el tercero:
-Lorenzo Frau Abrines y Rosendo Arús: Diccionario Enciclopédico de la Masonería, Tomo II, Pag. 1078 y 1030; Ed. La Propaganda literaria, Habana, 1883.
Ver: http://bdh.bne.es/bnesearch/Search.do?,
http://ufdc.ufl.edu/UF00083845/00001, www.dloc.com/UF00083845/00003/.
-Lev Davidovich `Trosky´ (en realidad, León Bronstein, judío y tío del productor de cine Samuel Bronston -Bronstein-): Mi vida, Editorial Cenit, Madrid, 1930.
-Mauricio Paléologue: Revue des Deux Mondes del 15-III-1922 (una publicación bimestral francesa fundada en 1829)
49 Los goces secretos del rey pornógrafo, http://edant.clarin.com/suplementos/cultura/2003/06/14/u-00701.htm.
50 Keith Sheriff: La masonería llega a España por los puertos de Cádiz y Gibraltar (en internet)
http://www.diariodecadiz.es/article/cadiz/1546890/la/masoneria/llega/espana/por/los/puertos/cadiz/y/gibraltar.html. Y http://www.europasur.es/article/gibraltar/580057/gibraltar/lugar/referencia/para/la/masoneria/espanola.html
51 R. dela Cierva: El Rey (4-X-2010);
http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=11299.
52 Al hablar del Orden de san Juan de Jerusalén conviene observar que hay dos con ese mismo nombre, una de ellas católica y la otra masónica (todos sus miembros son masones), para evitar confusiones lamentables; cf. M. Guerra: Masonería, religión y política, Pag. 147-148, etc, y en la nota 242 la observación de la Santa Sede (año 2006).
53 Según el P. Guerra y El Mundo del 1-XI-2014.
54 P. Urbano: La Reina muy de cerca, Planeta, 2008. http://www.elmundo.es/elmundo/2008/10/30/espana/1225378005.html. 
55 M. Guerra: Ob. Cit. Pag. 277. Y http://manuescrig.wordpress.com/2012/06/11/espanoles-asistentes-a-las-reuniones-del-grupo-bilderberg/.
56 Jean Lombard Coeurderoy: La cara oculta de la historia moderna, Tomo I, Pag. 126/7, DILIFOLLAC, Bogotá, 1989.
57 Muchos judíos cortesanos (Hofjugen) ingleses eran marranos (véase en internet “Bolcheviques y Banqueros”); http://www.elistas.net/lista/marxismo/archivo/indice/4337/msg/4350/): Manoel Dias Soeiro (Menasseh Ben Israel; para otros su nombre era Manuel -David Abrabanel- Martínez Dormido -G. Buhigas: Los Protocolos, Pag. 134-), impulsor de Cromwel para la vuelta de los judíos; Antonio Fernández Carvajal (Abraham Israel, criptojudío canario-portugués), proveedor de ejércitos británicos; Sir Salomón Medina (el primer noble), proveedor y consejero de Guillermo III; Mosés Machado, financista de Guillermo III; Simón (Jahacob) de Cáceres, Antonio Robles, etc. Muchos eran canarios: http://www.tarbutsefarad.com/es/articulos0/historia/1346-judios-en-las-islas-canarias-persecucion-y-continuacion-de-la-diaspora.html; y http://www.olivercromwell.org/jews.pdf (importante fuente inglesa).
58 Buhígas: Ob. Cit. (Sionismo, Iluminados, etc), Pag 88-91, 261-263, 278, 281.
59 La red de negocios de la Casa Rothschild en España como una estructura de toma de decisiones y de gestión empresarial, por Miguel A. López-Morell (Universidad de Murcia) y José María O’Kean Alonso (Universidad Pablo de Olavide); http://www.um.es/mlmorell/Comunicacion%20simposium%20redes%20LopezMorell%20y%20Okean.pdf. 
60 Gonzalo Álvarez Chillida: antisemitismo en España - la imagen del judío, 1812-2002
61 A. Ferrer: La masonería española en el siglo XVIII, Pag 65 a 68. Siglo XXI, Madrid, 1986.
62 Noticias CIEM (Centro Ibérico de Estudios Masónicos), Vol. 7, nº 23/2012, Madrid. Las logias flotantes solían celebrar sus tenidas en los buques.
63 Luis Lavaur: Masonería y Ejército en la Segunda República (1931-39), L. Lavaur, Madrid, 1997.
64 Julio Busquets Bragulat: La Asociación Militar Republicana (AMR) y la Unión Militar Republicana Antifascista (UMRA) y su relación con la masonería (1929-36), en La masonería en la España del siglo XX (recoge los contenidos presentados a: Symposium Internacional de Historia de la Masonería Española en Toledo, 1995), obra coordinada por José Antonio Ferrer Benimeli, Vol. II, 1996, Pag. 871-890.
65 Lista completa de logias y obediencias masonas, con apartados de correos y webs; http://contraperiodismomatrix.ning.com/m/blogpost?id=4708718:BlogPost:139958.
66 Entrevista con José Corominas, Gran maestro de la masonería española; http://elpais.com/diario/2003/03/11/sociedad/1047337208_850215.html.
67 P. Guerra: Masonería, religión …, Ob. Cit. Pag. 223.
68 P. Guerra: Masonería, Religión y Política, Ob. Cit. El sacerdote Guerra Gómez revela que Rajoy es masón …; http://www.alertadigital.com/2012/11/10/el-sacerdote-guerra-gomez-revela-que-rajoy-es-mason-y-que-obama-fue-grado-92-de-una-logia-de-afroamericanos/. Entrevistas en Alba (2-XII-2005), La Gaceta (11-XI-2012). Padre Manuel Guerra: <<Rajoy es masón …(y) son masones varios miembros de la cúpula directiva del PP en el nivel nacional y en el de algunas autonomías>>; http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=4483 y http://tradiciondigital.es/2012/11/18/rajoy-es-mason-sorpresa/.
69 De la Cierva dice que el ministro Bono pertenece a la paramasónica Orden Martinista Sinárquica; http://www.libertaddigital.com/sociedad/de-la-cierva-dice-que-el-ministro-bono-pertenece-a-la-paramasonica-orden-martinista-sinarquica-1276264025/; De la Cierva se basó, fundamentalmente, en declaraciones del Gran Maestro de la Gran Logia de España, José Corominas, y Ortiz Burbano de Lara en el diario La Prensa de Nueva York.
70 Ricardo de la Cierva, historiador: “Actualmente hay muchos masones dentro del Partido Popular”; http://www.alertadigital.com/2011/12/30/ricardo-de-la-cierva-%e2%80%9cactualmente-hay-muchos-masones-en-el-partido-popular%e2%80%9d/. De la Cierva: `El PSOE es un partido masónico, siempre lo ha sido´; http://www.diarioya.es/content/de-la-cierva-el-psoe-es-un-partido-mas%C3%B3nico-siempre-lo-ha-sido.
71 P. Guerra: La Trama Masónica, Pag. 364 a370. Styria, Barcelona, 2006.
72 Manuel Guerra Gómez: La Masonería en la Sociedad Española, Ob. Cit.
73 P: Manuel Guerra: ¿España es oficialmente laicista?; http://www.gaceta.es/comment/20985.
74 Dios ya no 'guarda' al Rey; http://gaceta.es/noticias/dios-guarda-rey-26112014-1728.
La reina Letizia suprime el homenaje a la Bandera,
http://www.estrelladigital.es/articulo/exclusivas/reina-letizia-suprime-homenaje-bandera-zarzuela/20141125192031218752.html.
Bandera perenne en Zarzuela
http://www.elmundo.es/espana/2014/11/27/54777e1a268e3e692f8b457c.html. 
75 Nos ha recordado esta cita el supuesto trabajo del Marqués de Valdeiglesias, José Ignacio Escobar Kirkpatrick, titulado Testimonio sobre una gran traición, pues con esa frase cierra el mismo.
76 La búsqueda de una religión más moral y social dispara el evangelismo; http://internacional.elpais.com/internacional/2014/11/13/actualidad/1415854297_029972.html. Informe completo en www.pewforum.org/files/2014/11/PEW-RESEARCH-CENTER-Religion-in-Latin-America-Overview-SPANISH-TRANSLATION-for-publication-11-12-1.pdf.

Se Recomienda
BLOG "Píldoras Anti-Masonería"
Editor-Autor: Santiago Clavijo
Información contra el virus ideológico de Satanás
Causante de la crisis religiosa-ética-social-política

Twitter: @ Clavijo859 
Google+: Santiago Clavijo España 

FORO Anti-Masónico Hispano-Americano 
Píldoras por AUTOR

Archivo del BLOG
 PÍLDORAS Anti-Masonería 2015

SEXTO ANIVERSARIO del Blog
CONFIDENCIAS del autor

Temas preferentes de Santiago Clavijo
RELIGIÓN
*Doctrina Católica: MASONERÍA y Nuevo Orden Mundial
*SÁBANA SANTA de Turín y Santo Sudario de Oviedo 
*ESPAÑA-Obra de MARÍA
*Virgen de GUADALUPE: Emperatriz de la HISPANIDAD
*GARABANDAL: Apariciones de la Virgen en España
*Ana Catalina Emmerick: Visiones de la Pasión de CRISTO
*Sor Patrocinio: Martillo de liberales y MASONES
*Diálogo inter-religioso y ecuménico: Riesgo de IRENISMO

MASONERÍA
*MASONERÍA, NUEVO ORDEN MUNDIAL y NUEVA ERA

*PODER MASÓNICO Supranacional
*CONSPIRACIÓN Masónica contra España
*INGLATERRA Anglicana-Masónica: Pérfida Albión
*MÉXICO: Gobiernos Masónicos y CRISTIADA

HISTORIA

*Historia de la CREACIÓN y de ESPAÑA
*ATLANTES-Cretenses, Tartesos, Iberos, Celtas, Visigodos
*IBERISMO, Reconquista de ESPAÑA e IMPERIO
*Linajes del reino de LEÓN, fundadores de ESPAÑA
*FERNANDO III el SANTO: Vencedor del Islam
*ISABEL la CATÓLICA: Beatificación boicoteada por judios
*HISPANIDAD: Naciones que Rezamos en Español
*Conspiración para el Estado Federal
*20-Noviembre: 40º Aniversario de Francisco Franco

POLÍTICA
*ESPAÑA 2015
*EURABIA 2025
*III Guerra Mundial: 2001-2050?

CIENCIA
*EVOLUCIÓN y CREACIÓN: Planetas con VIDA
*Ideología de GÉNERO: Fraude del informe KINSEY
*CAMBIO CLIMÁTICO, ABORTO, Eugenesia y Nueva Era


Autores del "FORO Anti-Masónico"
RELIGIÓN
Santo Rosario
Selección de Libros y Vídeos
  1. Jakim Boor (Francisco Franco). Masonería
  2. Monseñor Jouin. Protocolos de los sabios de Sión
  3. Martín de Lozano. Nuevo Orden Mundial (1996)
  4. Padre Julio de la Vega. El complejo mundo de las Sectas (2000)
  5. Ricardo de la Cierva. Masonería invisible (2002) 
  6. Padre Juan Cladio Sanahuja. Desarrollo Sustentable (2003) 
  7. Padre Manuel Guerra. Cien preguntas clave sobre "New Age" (2004)
  8. Padre Manuel Guerra. Trama Masónica (2006)
  9. Padre Juan Claudio Sanahuja. Poder Global y Religión Universal (2010)
  10. Manuel Galiana. Nuevo Orden Mundial, Masonería y Sionismo (2011)
  11. Guillermo Buhigas. Sionismo, iluminados y masonería (2012)
  12. Padre Manuel Guerra. Masonería, Religión y Política (2012)
  13. Padre Alfredo Sáenz. NUEVO ORDEN MUNDIAL (2012)
  14. Padre Alfredo Sáenz. MASONERÍA (2012)
  15. Santiago Lanús. Fátima, Garabandal y Ámsterdam (2013)
  16. Alberto Bárcena. Masonería y Nuevo Orden Mundial (2013)
  17. Cristina Martín Jiménez. Perdidos: Los planes secretos del Club Bilderberg (2013)
  18. Monseñor Juan Claudio Sanahuja. El gran Desafío (2014)
  19. Juan Gutiérrez Delgado. "New Age", la falsa religión (2014)
  20. Jaime Duarte. El engaño "NUEVA ERA" (2014)
  21. Padre José Luis Saavedra. GARABANDAL, mensaje de Esperanza (2015)
  22. Michael O’Brien. El Padre Elías en Jerusalén (2015)
Imprime esta entrada